Perfiles pergaminenses

Susana Renati, una mujer que le imprimió su impronta de lucha y compromiso a cada desafío


Susana Renati recibió a LA OPINION para hacer un recorrido por su historia de vida

Crédito: LA OPINION

Susana Renati recibió a LA OPINION para hacer un recorrido por su historia de vida.

Docente y bibliotecaria, fue secretaria general del Suteba, concejal y subsecretaria de Acción Social del Municipio. En cada ámbito de desempeño abrazó la defensa de la educación pública e impulsó proyectos orientados a restituir derechos. Hoy, no abandona la sensibilidad que la lleva a tener siempre una mirada atenta y una actitud predispuesta a ayudar.

Susana Renati es una mujer conocida por su trayectoria pública en los ámbitos de la docencia, la política y la dirigencia sindical que se define a sí misma como una defensora de la educación pública y de la equidad. De familia radical, abrazó la militancia siendo muy joven y siempre la entendió como una herramienta de participación para transformar la realidad. En el seno del radicalismo primero; más tarde en el ámbito gremial, se sumó a las filas del Frente Grande; y hoy en el Frente de Todos encuentra su espacio de pertenencia política; y aunque ya no milita activamente, participa cada vez que una actividad la convoca. Fiel a sus valores, los defiende en cada lugar con su impronta siempre predispuesta a ayudar a los demás. Ya retirada de la actividad laboral, sigue cumpliendo funciones en la Secretaría de Jubilaciones del Suteba, aunque su labor va más allá y alcanza a aquellos pares que tienen alguna necesidad por resolver en el cumplimiento de sus derechos.

Abre las puertas de su casa para trazar su Perfil Pergaminense y lo que ocurre es una conversación amena. Apuntes minuciosamente detallados sirven de guía y se transforman casi en un relato en primera persona de su historia de vida. Cuenta que es mamá de tres hijos: Javier que es abogado y está en pareja con Laura Cantore; Ezequiel que es profesor de Pilates y está casado con Florencia Oyhanarte; y Matías que es profesor de Educación Física y está en pareja con Paola Carnevale. Es abuela de cuatro nietos a los que califica como "seres hermosos" que le iluminan la vida: Gastón, Nicolás, Bautista y Benicio.

"Estoy muy orgullosa de mis hijos que forjaron su porvenir y siempre me apoyaron en mi trayectoria pública", confiesa y la gratitud se le nota en la mirada.

También habla de sus padres: Carlos Renati y Lidia Formento. "Mi padre tenía el negocio de almacén general en la esquina de la que era nuestra casa y mi madre fue ama de casa. Fuimos cuatro hermanos: mi hermana melliza Marta; y mis hermanos varones ya fallecidos Carlos y Pedro".

Las vivencias de su niñez y adolescencia que relatan la sitúan en lugares emblemáticos de la ciudad, acompañada de amigos y compañeros de militancia de los que aprendió y con los cuales se nutrió de experiencias que fueron forjando su compromiso con lo social. "Recuerdo cuando hacíamos 'El Cívico', el diario de la Juventud Radical; lo imprimíamos en El Tiempo y como vivíamos al lado, en casa los organizábamos para repartirlos". 

Fue al Colegio Normal, donde obtuvo el título de maestra que le abrió las puertas al trabajo docente. Más tarde estudió la carrera de Técnica Bibliotecaria en la Escuela de Bibliotecología de la ciudad de La Plata. "Participé en el Primer Congreso Iberoamericano de Bibliotecas en Buenos Aires, en el Seminario 'La Biblioteca y la comunidad" y durante la carrera realicé prácticas en la Biblioteca del Instituto 'Torcuato Di Tella', en la Biblioteca Lincoln, en la Biblioteca del Congreso y en la del Centro de Energía Atómica. También participé del Primer Congreso Pedagógico realizado en el Centro Cultural San Martín", comenta.

La Biblioteca Menéndez

En Pergamino trabajó en la Biblioteca Municipal "Joaquín Menéndez", en la Escuela Nº 4 y en el Instituto Superior de Formación Docente y Técnica Nº 5.

Fue su trabajo en "La Menéndez" el que consolidó su vocación. "Al año de haberme recibido de maestra ingresé en la Biblioteca Pública 'Doctor Joaquín Menéndez' y ese fue para mí un disparador que me introdujo en la lectura y constituyó un enriquecimiento intelectual, cultural y humano", menciona.

"Fue durante el gobierno del doctor Arturo Umberto Illia que se implementó un programa de becas para las bibliotecas populares de la provincia de Buenos Aires. Tuve la posibilidad de obtener ese beneficio orientado a la capacitación técnica, cultural y social. La carrera terciaria me permitió crecer no solo técnica sino culturalmente", refiere y señala que fueron tres años que representaron un aprendizaje en todos los planos de su vida.

"Además de las prácticas, participaba de talleres de arte, literatura, cine y teatro con personalidades de prestigio y todos esos conocimientos los implementé en mi trabajo en la Biblioteca con la colaboración de mis compañeras 'Tina' Musso, 'Pico' Gómez, Elena Bariante, María Estrella, Luisa Ripper. De quien aprendí muchísimo fue del director de la Biblioteca, Héctor Del Giúdice, una persona de una inteligencia extraordinaria que apoyó el sistema de renovación y el objetivo de tener una biblioteca moderna. Se crearon la sala de referencia, la sala infantil y se implementó la hora del cuento. En lo cultural se realizaban mesas de debate sobre temas muy comprometidos para la época", relata. Y menciona que "esa impronta no le gustó al intendente De Nápoli, designado producto del Golpe Militar que destituyó a Illia".

"En ese momento había un problema con el personal del Corralón y por apoyar el reclamo de los trabajadores pagamos algunas consecuencias. El intendente nos intimidó colocándonos vigilancia en la sede de la Biblioteca, una práctica que era común en la dictadura", agrega.

Una nueva etapa

"En el año 1977, después de 18 años, renuncié al cargo de bibliotecaria. Fue cuando me llegó la titularización en la docencia. Realmente fue una decisión que me costó tomar porque dejaba atrás una etapa de mi vida que había sido de mucho crecimiento intelectual, espiritual y humano", refiere.

Fue designada en la Escuela Nº 41 del barrio Otero, puente que le permitió luego pasar como bibliotecaria en la Escuela Nº 4 y en el Instituto de Formación Docente N º5.

Rescata su paso por la escuela de Otero: "Al principio no podía contener los problemas de conducta. Era un cuarto grado, pero los alumnos eran prácticamente todos adolescentes. Buscando estrategias, me incliné por el deporte. Cada domingo me puse a escuchar fútbol y a recortar las crónicas periodísticas de los partidos para llevarlas el lunes a clase. Los dividía en equipos, los hacía leer. Conseguí que se interesaran y me sentí reconfortada el día que uno de ellos me dijo: 'Señorita, usted nos trata como gente'".

Las bibliotecas

El resto de su camino profesional fue en el ámbito de las bibliotecas escolares. "El objetivo de estos espacios era incentivar el gusto por la lectura. Realmente pude cumplirlo y trabajar muy bien durante la presidencia de Cristina Kirchner, por la calidad del material bibliográfico, las computadoras y los recursos que cambiaron la dinámica de las bibliotecas escolares", destaca.

El gremio

Reconoce que siempre le interesó la cuestión gremial. "En la provincia de Buenos Aires había un solo gremio docente que era la FEB, pero no estaba adherido a Ctera. Con un grupo de docentes apoyábamos la lucha de la Ctera. En una oportunidad leímos en un diario de Capital una nota del Frente Gremial de Trabajadores de la Educación integrado por un sector de distritos del Conurbano y del interior que fue el único que le hizo un paro a la dictadura. En la cabeza de ese gremio estaban Mary Sánchez, Hugo Yasky, Cecilia Martínez y Angel Panza. Nos pusimos en contacto, armamos una reunión en el Club Douglas y así nació la Unión de Trabajadores de Educación de Pergamino", comenta.

"La conducción del Frente Gremial convocó en Mar del Plata a un congreso para unificar a las agrupaciones que estaban dispersas y el 30 de agosto de 1986 nació el Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación (Suteba) que actualmente es el gremio docente mayoritario en la provincia", añade.

"Junto a compañeras como Graciela Cittadini, Mirta Echenique, Nancy Almazán y Angela Gómez, con el apoyo de un sector de compañeras de las Escuelas Nº 4, 5 y 502 y 503 surgió el Suteba Pergamino, entidad de la que fui secretaria general", resalta.

Su mayor compromiso siempre fue la defensa de la educación pública. Describe la participación en distintas jornadas de lucha militante que hicieron historia como la Marcha Blanca, la Marcha Federal y la Carpa Docente.

La concejalía

Formó parte de la agrupación política del Suteba y apoyó al Frente Grande: "No pude ocultar mi satisfacción por el aporte que esa nueva fuerza política dio a un proceso de cambio", resalta y recuerda que cuando se creó la Alianza fue convocada para integrar la lista de concejales. "Asumí como concejal el 10 de diciembre de 1999 y esa función fue la oportunidad de defender y trabajar en proyectos para el crecimiento de la ciudad". 

"Considero que la tarea de concejal es recorrer los barrios y estar en contacto con la gente para conocer sus necesidades", afirma. Esa fue su impronta.

Cuando se produjo la renuncia del vicepresidente de la Nación, Carlos "Chacho" Alvarez, referente de su espacio político, tomó la decisión de retirarse de la bancada de la Alianza y formar un bloque unipersonal: "Entendía que las decisiones que se estaban tomando contradecían mis principios de construir una sociedad más fuerte para consolidar la democracia ante la dictadura económica".

Acción Social

En diciembre de 2003 asumió como subsecretaria de Acción Social. "Fue una satisfacción que el intendente 'Cachi' Gutiérrez me confiara ese cargo", dice y resalta que trabajó con vocación de servicio coordinadamente con las distintas áreas de la Secretaría. Destaca la figura de Eduardo Cocconi, al que describe como "un político conocedor de los problemas sociales", y también la experiencia compartida con Carlos Lapetina, Pablo Guerrero, Ana Sánchez y Lisandro Bormioli. "Trabajamos mucho con los Centros de Desarrollo Comunitario para transformarlos en verdaderos espacios de formación orientados a restituir a los chicos derechos vulnerados. Hubo un nutrido trabajo social en los distintos barrios", añade.

El presente

Con un positivo balance del camino recorrido, activa, inquieta y comprometida con los valores que la definen, transita su presente abocada a hacer las cosas que le gustan, sabiendo que nunca se abandonan la pasión ni las ideas, esas que en Susana Renati constituyen una identidad y una esencia.


Otros de esta sección...
BuscaLo Clasificados de Pergamino y su región
Buscar en Archivo
Tapa del día
00:00
15:42
Errores:  0
Pistas:  38

Tu mejor tiempo:
12:07
Registrate o Ingresá para poder guardar tus mejores tiempos.

Nueva Partida
1 2 3 4 5 6 7 8 9
Editorial
Funebres
Perfiles Pergaminenses
Lejos del pago
Farmacias de turno
Lotería

LO MÁS LEÍDO