Perfiles pergaminenses

Horacio Gómez: un hombre que siempre ha sentido la providencia de Dios como norte 


Horacio Gómez en la intimidad de su hogar recibió a LA OPINION

Crédito: LA OPINION

Horacio Gómez, en la intimidad de su hogar, recibió a LA OPINION.

Es dueño de una profunda fe cristiana y eso le ha permitido fortalecer la convicción de que los buenos valores, el trabajo constante y la mano de Dios resultan aliados en la conformación de su proyecto de vida. Es oriundo de San Nicolás y vive en Pergamino hace muchos años junto a su familia. Aquí encontró mucho más que solo una ciudad para vivir. 

Horacio Aníbal Gómez tiene 63 años. Nació en la ciudad de San Nicolás, pero desde los 25 años vive en Pergamino junto a su familia. Encontró en este pago el lugar donde echar raíces, sin abandonar jamás su lugar de nacimiento, al que siguió viajando durante treinta años para trabajar en la industria metalúrgica. Hoy está jubilado y vive en el barrio María Crescencia Pérez junto a su esposa Miriam Fresnes.

"Nací en San Nicolás, pero vivo en Pergamino hace muchos años", menciona en el inicio de la entrevista que se desarrolla en la intimidad de su hogar. "Crecí en el seno de una familia ensamblada con las raíces que vienen de afuera", refiere en relación a sus padres: Clara Berardi, de descendencia italiana; y Aníbal Gómez, criollo con descendencia brasilera. Tiene una hermana mayor, Graciela.

Cuenta que su mamá fue ama de casa, y siempre estuvo abocada no solo al cuidado de sus hijos, sino de todo familiar que necesitara asistencia y contención. "En mi casa siempre estaba presente esa vocación de cuidar a los demás", resalta. Su papá fue empleado metalúrgico en Somisa. "Yo hice la primaria en el Colegio Don Bosco y allí forjé mi crecimiento. El secundario, fue en la Escuela Técnica N°1, donde egresé como maestro mayor de obras".

Aunque siendo joven fantaseaba con la posibilidad de trabajar de manera independiente, la vida le tuvo reservado otro destino que aceptó con la convicción de que la estabilidad era una cuestión medular para el sostenimiento de su familia.

En lo personal confiesa que le cuesta relacionarse con las personas, seguramente algún rasgo de introversión o timidez influye en esa autopercepción. Sin embargo, el diálogo fluye con calidez y de manera genuina. Es espontáneo y medido al hablar.

Una experiencia grande

Al hacer el inventario de aquellas cuestiones que de algún modo han sido trascendentes, su paso por el servicio militar, en coincidencia con la Guerra de Malvinas, dejó una huella. "Me tocó Marina y estuve incorporado en la Base Naval de Puerto Belgrano. Esa fue una experiencia grande, no teníamos mucha conciencia de lo que se estaba viviendo. En ese momento en Campo Sarmiento se hacía la instrucción militar, yo ayudaba a los suboficiales y eso me ponía en contacto con médicos y abogados y con personas que eran analfabetas y no sabían tomar un tenedor entre sus manos. Fue una vivencia fuerte, que me ejercitó también en la habilidad de encontrar recursos para conectar esas dos puntas. En una ocasión, en pleno conflicto armado, estando enrolados, nos llegó una invitación para hacer una navegación al sur. Nosotros eramos 'marinos de agua dulce' nunca habíamos navegado en el mar. Con un compañero de San Nicolás nos inscribimos, lo veíamos como una posibilidad de vivir esa experiencia. Nos rechazaron, se ve que Dios tenía otros planes para mí, distintos a los de ser sobreviviente o víctima del hundimiento del Crucero General Belgrado, porque ese era el barco en el que teníamos que navegar. Nunca nos habían dicho que era para ir a un encuentro de guerra y fue muy fuerte cuando nos enteramos".

Así como su relato es parte de su biografía personal, también es testimonio de lo que vivió una generación. Horacio lo sabe y tiene de la Guerra de Malvinas una mirada empática para con aquellos jóvenes argentinos que con profundo coraje supieron defender su tierra y su bandera.

"Sin haber estado allí, si algo me enseñó Malvinas fue el valor de los jóvenes, la entrega para defender la pertenencia. Me queda esa mirada del coraje y de cómo una persona es capaz de hacer tanto por defender su tierra y patria", reflexiona.

Su proyecto de vida

A los pocos meses de haber regresado del Servicio Militar, conoció a su esposa. "Ella es pergaminense pero vivía en San Nicolás por la actividad laboral de su padre. Nos pusimos de novios y empezamos a pensar en formar nuestra familia y construir nuestro proyecto de vida".

Al comienzo vivían en San Nicolás y más tarde se establecieron en Pergamino. "A través de contactos de mi suegro y de mi padre ingresé a trabajar en Somisa y ese fue mi empleo durante toda la vida".

"Recibí la convocatoria un 7 de agosto, Día de San Cayetano, y comencé a trabajar el 9 de agosto. Dos años después la empresa se privatizó y fue un tiempo sumamente complejo, pero a mí jamás me faltó el trabajo", resalta.

"Me desarrollé dentro de la empresa en el sector de refractarios, aprendí mucho y realicé tareas que estaban vinculadas a mi formación", prosigue. Y menciona que durante treinta años, en horarios rotativos, viajó a San Nicolás para desempeñar su labor. "Era un sacrificio viajar a diario, pero nuestro proyecto de vida ya estaba en Pergamino".

El sueño de la casa propia

Cuando llegaron a la ciudad, ya siendo padres, con su esposa alquilaron una propiedad de un familiar. Y desde el primer día compartieron el deseo de tener la casa propia. "Nos entusiasmamos con un proyecto que era el Plan Familia Propietaria, pero nunca se concretó".

Con el devenir de los años, el anhelo por momentos quedaba lejos. Pero nunca se desalentaron. "Hubo épocas en que me pesaba mucho no poder darles a mi esposa y mis hijas un hogar propio", confiesa.

Pero Dios y su empeño incansable, permitieron que el sueño se hiciera realidad. "Accedimos a una propiedad en el barrio María Crescencia Pérez y aquí vivimos, en nuestro techo propio", resalta, agradecido.

Un hombre de fe

Afirma con convicción que su vida ha estado signada por la providencia de Dios, algo que habla claramente de la profundidad de su fe católica. "Nuestra historia de vida de familiar fue cerca de la fe. Cuando se gestó en movimiento mariano en San Nicolás estuvimos muy cerca. Y curiosamente o por providencia divina a los pocos meses de mudarnos, llegó a Pergamino la primera réplica de la Virgen del Rosario de San Nicolás que fue entronizada en la Parroquia que queda a pocas cuadras de casa. La virgen nos estaba acompañando", afirma. Y continúa: "Hoy vivimos en el barrio que lleva el nombre de Crescencia, otra señal de la presencia de Dios en nuestra vida".

Su entorno afectivo

Horacio es papá de cuatro hijas y abuelo de siete nietos. Su familia es, sin dudas, su mejor construcción y eso que ha merecido el esfuerzo y el trabajo constante. Habla de ellos con orgullo: "María Belén (38), es viuda y vive en Pergamino; Mariangeles (36) está viviendo en Salta; María Celeste (33), estuvo viviendo como religiosa varios años y ahora vive en Palma de Mallorca; y María Constanza (32) vive en Pergamino y está casada con Juan Ledesma".

"Nuestros nietos son Lucas, Benjamín, Brisa Rocío, Juan Bautista, Agustina Micaela. Agustina, Chiara y Angélica". Valora la tarea que su esposa ha desempeñado en la crianza. "El trabajar en otra ciudad te hace perder muchas cosas de lo cotidiano y ella estuvo siempre ahí, dispuesta para nuestras hijas y para aceptar esa dinámica de la vida familiar".

La jubilación, una nueva etapa

Desde 2019 Horacio está jubilado y eso le ha representado mucho más que el solo hecho de ya no tener que viajar todos los días. "Me ha permitido reencontrarme conmigo y con los demás de otra manera", reconoce y sostiene que, aunque siempre le gustó mucho su trabajo, con el paso del tiempo la distancia corroe el deseo y le abre paso al cansancio: "Cuando te toca trabajar en otra ciudad llega un momento que te gana el cansancio, y uno siente el deseo de estar en casa y tener otros tiempos para la vida personal y familiar".

Hoy que las rutinas han cambiado, la mentalidad también lo ha hecho. "Hoy me permito levantarme un poco más tarde y ocupar el tiempo en cosas que habían quedado pendientes", refiere, aunque aclara que "adaptarse a otro estilo de vida también es una tarea".

"Cuando uno se jubila piensa que le va a sobrar el tiempo, pero eso no sucede porque siempre aparecen cosas para hacer", señala. Y al describir esas rutinas, aparece la familia, el encuentro con los nietos, los proyectos que en esta etapa de la vida tienen que ver con el disfrute y con la puesta en valor de aquel esfuerzo que ya ha sido hecho. "Trato de vivir tranquilo, y de abocarme a mí y a los míos".

Un lugar para vivir

Cuando la pregunta lo interroga sobre Pergamino, Horacio recuerda que cuando sus hijas eran chicas este era un lugar tranquilo y seguro: "Venir era como estar de vacaciones".

"Siempre nos gustó y cuando nos establecimos, esta ciudad me recibió muy bien. Al principio yo decía mi nombre y nadie me conocía. Entonces decía, ' soy el yerno de'. Más tarde fui 'el padre de' y ahora podía decir que soy Horacio Gómez, que ya forjé aquí mi propia identidad. Este es un hermoso lugar para vivir".

Un buen balance

Sobre el final de la charla, cuando la reflexión adquiere el tono del balance, Horacio se muestra satisfecho con la vida. También con las decisiones que fue tomando para construir su destino, sin abandonar nunca esa certeza de que Dios marcaba la hoja de ruta de ese sendero. 

"Me siento conforme con lo que pude hacer. En lo laboral aprendí de mis padres que hay que trabajar para vivir y no vivir para trabajar; eso marcó mi hoja de ruta. Y en lo personal la vida me ha premiado con una familia hermosa. No puedo pedir mucho más que tiempo para disfrutar", refiere con serenidad. La tranquilidad es un atributo de su modo de ser, como lo es su condición de pensar mucho las cosas que va a hacer y decir. "A veces por pensar mucho no lo hago ni lo digo", señala. En una apreciación que define el modo en que percibe su propia personalidad. Y sin grandilocuencias, insiste: "No soy conformista, pero acepto lo que tengo, y agradezco a Dios que pude alcanzar los sueños que edificaron y sostienen nuestro proyecto de vida".


Otros de esta sección...
BuscaLo Clasificados de Pergamino y su región
Buscar en Archivo
Tapa del día
00:00
15:42
Errores:  0
Pistas:  38

Tu mejor tiempo:
12:07
Registrate o Ingresá para poder guardar tus mejores tiempos.

Nueva Partida
1 2 3 4 5 6 7 8 9
Editorial
Funebres
Perfiles Pergaminenses
Lejos del pago
Farmacias de turno

LO MÁS LEÍDO