Economía y Agro

Cosecha de soja: rindes, consumo interno, exportaciones y transportes 


El principal centro de consumo es el Gran Rosario con una molienda proyectada en 35 millones de toneladas

Crédito: (ARCHIVO)

El principal centro de consumo es el Gran Rosario con una molienda proyectada en 35 millones de toneladas.

Según las últimas estimaciones, la producción de soja 2023/24 alcanzaría 50 millones de toneladas, dos veces y media la producción de la campaña precedente. El cambio de las condiciones meteorológicas con la llegada de "El Niño", luego de tres años consecutivos de sequía, permitió recomponer los perfiles hídricos del suelo, allanando el camino para la gruesa.

La región centro aportará un poco más del 76% de la producción de soja a nivel nacional, unas 38,1 millones de toneladas, registrando un incremento de más del 218% interanual, es decir 26,1 millones, respecto a la campaña pasada, según estimó la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

La región sur, por su parte, registraría un incremento de 3,3 millones de toneladas respecto de la campaña anterior, ubicándose en torno a las 7,3 millones. Mientras que la norte tendría el menor repunte en la producción, alcanzando las 4,7 millones. Es decir, 700 mil más respecto a la campaña anterior.

No obstante, el cumplimiento de todos los valores estimados en este informe va a depender de que la cosecha pueda desarrollarse de manera normal y sin complicaciones, según indicaron los analistas Francisco Rubies, Tomás Rodríguez Zurro y Emilce Terré.

A su vez, los expertos precisaron que el cambio de las condiciones meteorológicas con la llegada de "El Niño", luego de tres años consecutivos de sequía, permitió recomponer los perfiles hídricos del suelo, allanando el camino para la gruesa.

Según las últimas estimaciones, la producción de soja 2023/24 alcanzaría 50 millones de toneladas, dos veces y media la producción de la campaña precedente.

Este incremento en la producción proviene tanto del aumento de la superficie cosechada (+35,3%) como del incremento en los rindes (+84,8%), respecto de la anterior campaña, que estuvo fuertemente afectada por la sequía.

La mayor cosecha traería aparejado un importante aumento en las exportaciones a nivel nacional, que alcanzarían las 6,9 millones de toneladas, el mayor guarismo desde la campaña 2018/19. Mientras que la industria aceitera volvería a recuperar niveles similares al de los últimos años previos a la sequía, con 39,6 millones de toneladas, proyectadas a procesar.

El análisis previo de la comercialización y producción de soja por sectores permite saber las necesidades de las diferentes regiones y visualizar los posibles faltantes o movimientos del insumo en la cadena a lo largo y a lo ancho del país.

El aporte sojero de cada región

Para elaborar el informe, según explicó la BCR, se divide al país en tres zonas principales, en donde interviene la cercanía a los puertos, los modos de transporte y los patrones de comercialización. Esta división se realizó teniendo en cuenta no sólo la producción de soja, sino también la producción de maíz y trigo.

La región sur destina aproximadamente el 15% de la producción a la industria de extracción por solventes. A su vez, otro 14% de la producción se destina directamente en la industria de balanceados, expellers y autoconsumo en campo.

De esta manera, el consumo de soja interno calculado para la zona sur es de 2 millones de toneladas para la campaña 2023/24.

Por los puertos de Bahía Blanca y Necochea/Quequén, se estima que 3,5 millones de toneladas de poroto se despacharían al exterior en la nueva campaña 2023/24. Mientras que el remanente de soja en la región sur se remite a la región centro para ser industrializada allí.

En la región centro se concentra la mayor capacidad de industrialización de oleaginosas. Como cabecera del crush a nivel nacional, se espera que esta área industrialice 38,3 millones de toneladas.

El principal centro de consumo es el Gran Rosario, en el sur de Santa Fe, con una molienda proyectada en 35 millones de toneladas. Mientras que, en menor medida, se encuentran las plantas de General Deheza y Tancacha en Córdoba y de Junín, en el norte de Buenos Aires.

Estas últimas pueden abastecerse de grano producido en sus cercanías; pero el Gran Rosario se erige como un centro de demanda de tal magnitud que incluso excede al grano disponible en la Región Centro.

Es por ello que se proyecta que parte del grano obtenido en las distintas regiones del país fluyan hacia las plantas y puertos del Up-River.

Con relación al trasporte camionero, que representa aproximadamente el 90% de los flujos de mercadería en cada campaña, desde la región Sur se estima que cerca de 1,5 millones de toneladas tengan como destino el Gran Rosario, muy probablemente subiendo por la ruta 33; mientras que desde la región norte se estima que 4 millones de toneladas bajarán hacia las fábricas rosarinas, mayormente por las rutas 11 y 34.

Además, el crecimiento de la industria aceitera tradicional permitió no sólo industrializar la soja de Argentina en origen, sino que también se importa la oleaginosa de países limítrofes para exportarla como subproductos a otros países, por lo que se esperan importaciones de soja por aproximadamente 4,9 millones de toneladas.

De este modo, indicó la BCR, se puede decir que la región consume mucha más soja de la que produce anualmente, ya que las importaciones permiten alimentar la industrialización de poroto en la zona.

De hecho, los granos de soja importados bajan por la Hidrovía Paraná-Paraguay hacia las terminales del Gran Rosario, que poseen muelles para barcazas.

Por otra parte, debido a la importancia que tiene la producción pecuaria en la región centro, particularmente avícola y porcina, se estima que 3,6 millones de toneladas se destinan directamente en la industria de balanceados, expellers y autoconsumo en campo.

Finalmente, también se proyecta que 3,4 millones de toneladas de granos se embarcarán en los puertos fluviales del Paraná para exportarse directamente sin procesar.

La producción de la parte norte del país tendrá como principal destino las plantas procesadoras del Gran Rosario. Se estima que en la campaña casi el 85%, es decir 4 millones de toneladas de la soja producida de la región, bajará a las industrias de procesamiento en las fábricas del Gran Rosario del centro a través de camiones, trenes y/o barcazas. El consumo interno de soja la región se estima en 0,7 millones.

A nivel país, se proyectan stocks finales que aumentarán en la campaña 2023/24 de 4,2 a 6,7 millones de toneladas.

"Este incremento se debe principalmente a la mayor producción que permite recomponer las existencias de grano hacia finales de la campaña, avizorando un empalme de cosechas más relajado que en los últimos años afectados por sequías", concluyó el reporte.


Otros de esta sección...
Descargá tu entrada Buscar en Archivo
Tapa del día
00:00
15:42
Errores:  0
Pistas:  38

Tu mejor tiempo:
12:07
Registrate o Ingresá para poder guardar tus mejores tiempos.

Nueva Partida
1 2 3 4 5 6 7 8 9
Editorial
Funebres
Perfiles Pergaminenses
Pergamino
Farmacias de turno

LO MÁS LEÍDO