Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Los otros caballos de La Rural

Los pequeños disfrutan de “Catalina” durante nueve horas semanales. (LA OPINION) Los pequeños disfrutan de “Catalina” durante nueve horas semanales. (LA OPINION)

Entre los pensionistas equinos del predio de la ruta Nº 8 hay mucho más que ejemplares criollos para equitación y desfiles. Están también los que actúan como auxiliares de la salud, prestando un servicio esencial para chicos con necesidades especiales. Un equipo interdisciplinario municipal y una yegua son los artífices del espacio.


La equinoterapia es una terapia física y mental complementaria, cuyo elemento central es el caballo. Este animal es usado para ayudar a personas discapacitadas a mejorar su calidad de vida. Como actividad abarca cuatro áreas disciplinarias diferentes: medicina, psicología, pedagogía y deporte.

Desde hace un año y luego de un convenio que el intendente del Partido de Pergamino, Javier Martínez, firmara con autoridades de la Sociedad Rural quedó formalmente conformada la Escuela Municipal de Equinoterapia. Se trata de un espacio interdisciplinario a cargo de una psicóloga (Carla Britos), una psicopedagoga (Verónica Ferreira), una kinesióloga (Gisela Pou) y un profesor de equitación (Sebastián Ferreyra). La Escuela funciona los martes, miércoles y viernes de las 9:00 a las 12:00.

El secretario de Salud, Matías Villeta, y el director de Planificación y Gestión en Salud, Julio Adrover, en diálogo con LA OPINION remarcaron la importancia de este servicio que cuenta con la concurrencia de 18 chicos que van desde los 3 y hasta los 12 años y que en su gran mayoría padecen de Trastornos del Espectro Autista (TEA).

 “La equinoterapia comprende muchas  acciones y tareas o actividades que van más allá del contacto  sensorial con el animal, tareas de dibujos, juegos, didácticas que el personal a cargo desarrolla. El lugar cerró todas esas características y también el ámbito donde esta tarea se desarrolla, es el que consideramos dentro de la ciudad el más adecuado para una práctica de este tipo”, indicó Matías Villeta.

Un año de trabajo

Julio Adrover comentó que la idea de montar un ámbito terapéutico con caballos nació ni bien se inició la actual gestión municipal. “Sabíamos que estaba funcionando equinoterapia en el predio de Las Invernadas, pero quisimos darle una entidad más formal, por medio de un proyecto de ordenanza que presentamos en el Concejo Deliberante que se aprobó poco tiempo después. Luego hicimos un convenio con la Sociedad Rural de Pergamino que nos cedió su predio para llevar adelante estas tareas y a partir de octubre de 2016 se formalizó esta iniciativa”, detalló el director de Planificación y Gestión en Salud.

El equipo de equinoterapia cuenta con una kinesióloga, una psicóloga, una psicopedagoga y un profesor de equitación. Y, esencialmente, un caballo. “Tenemos una yegua que utilizamos para esta situación, que está entrenada para poder trabajar con los chicos que necesitan de esta terapia para poder desarrollarse mejor en la vida”, comentó. 

Por último el funcionario informó que la escuela funciona los martes, miércoles y viernes de 9:00 a 12:00 y es totalmente gratuita. Aquellos que necesitan mayor información deberán dirigirse a la Secretaría de Salud. 

La gratuidad encuentra como única limitación la capacidad operativa, por eso se ha confeccionado una lista de espera. “Muchas veces los ingresos están supeditados a que tenemos una sola yegua, es por eso que a medida que se van dando las altas o chicos van creciendo, surgen las vacantes. La intención es incorporar algún animal más, muchas veces no se consiguen y luego se deben adiestrar durante un año. Pero no tengo dudas que esta iniciativa seguirá mejorando con el correr del tiempo debido a la excelente predisposición de padres y chicos y al estupendo grupo de trabajo con el que cuenta la Escuela Municipal de Equinoterapia”.

 

Carla Britos

Una de las referentes de la Escuela Municipal de Equinoterapia es la psicóloga Carla Britos. Incansable trabajadora, al igual que el resto de sus compañeros de grupo, relató a LA OPINION cómo es una jornada con los chicos en La Rural: “Se trabaja tres veces por semana y cada día viene un grupo distinto de aproximadamente seis chicos que van desde los 3 hasta los 12 años. Trabajamos tanto con discapacidad motriz como cognitiva y las jornadas comienzan cuando los nenes desayunan y empiezan a interactuar entre ellos y tratamos que se relajen. Luego hacemos algunas tareas de tipo cognitivas (juegos, dibujos y cuentos) y para finalizar pasamos directamente al trabajo con el caballo, aunque en muchas oportunidades dependemos del factor climático. Hace algunos días con los chicos bañamos a nuestra yegua que los pequeños denominaron ‘Catalina’ y sirvió muchísimo por la confianza mutua entre los niños y el animal”.

Además agregó que otros días son de montas, donde algunos lo hacen solos y otros acompañados por algún miembro del equipo. 

“No solo la monta esta en las actividades con el animal, sino también hacen ejercicios de relajación y juegos con aros y pelotas subidos a ‘Catalina’. Aquellos que están más complicados físicamente durante la monta se relajan y puede trabajar la kinesióloga sobre sus piernitas principalmente. Los niños se relajan y ponen en palabras sus emociones porque se olvidan de las tensiones. Incluso toman más confianza, por ejemplo juegan a encestar la pelota en el aro y les sale y disfrutan de algo que quizás desde abajo del caballo no se animan”, relató sobre los adelantos que importa para los niños cada actividad con el animal.

Britos prosiguió con su racconto del quehacer cotidiano: “Cuando todos se bajan del caballo hacemos tareas de relajación y compartimos lo que hicimos durante la jornada”.

La profesional aclaró que estos tratamientos  “no son muy largos” y explicó el porqué: “Por lo general tienen una duración de uno o dos años, porque es un dispositivo grupal y de rehabilitación donde lograr adquirir ciertos objetivos, por ejemplo actualmente buscamos que puedan pasar a la Escuela de Deporte Adaptado y seguir desarrollando mejoras en su calidad de vida. Nosotros queremos que los chicos logren tener confianza en ellos mismos desde lo físico y psicológico, cuando creemos que esta logrado es una gran satisfacción para este grupo”.

Con muy poco, muchos beneficios 

En personas con dificultades motrices, el movimiento del equino es fundamental, debido que produce sensaciones muy parecidas a las que sentimos los humanos al caminar, por lo que el paciente vuelve a familiarizarse con este movimiento. El andar del caballo produce vibraciones que se transmiten a la médula, por lo que el cerebro recibe los mismos estímulos que si estuviera caminando. Otra aplicación de la equinoterapia se da en aquellos jóvenes y niños que sufren de problemas de relacionamiento y comportamiento, como el autismo, ya que esta terapia fomenta la autoestima, corrige problemas de conducta, disminuye la ansiedad y estimula la concentración y la memoria.

Las personas que pueden verse beneficiadas por la equinoterapia son aquellas que sufren de espina bífida, esclerosis múltiple, distrofia muscular, ceguera, sordera, amputación de miembros, lesiones medulares, retraso mental, parálisis cerebral, Síndrome de Down, adicciones, anorexia/bulimia y diversos problemas de adaptación social, entre otros.

Es importante destacar que la equinoterapia es un método complementario, y el tratamiento de las enfermedades mencionadas con anterioridad no puede estar enfocado únicamente en esta terapia.