Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

El rol del Municipio como órgano del servicio de transporte

 

Diálogo con Walter Satuf, responsable del área municipal de los trabajos vinculados a la verificación del servicio de transporte. Los usuarios tienen la palabra.


“Estamos trabajando de manera permanente sobre los controles que se llevan a cabo en los micros que tiene La Nueva Perla en Pergamino; hay una coordinación constante en lo que respecta a las inspecciones que se hacen en los coches. Desinfectan todos los meses como cualquier otro vehículo afectado al transporte de pasajeros”, aseguró en el inicio de la entrevista Walter Satuf, responsable del área municipal que se ocupa de los trabajos vinculados a la verificación del servicio de transporte. 

“Somos conscientes de lo que significa tener colectivos urbanos en la cuidad y estamos al tanto de lo que sucede en algunas localidades vecinas que no cuentan con esta prestación”, agregó ayer el funcionario local. 

-¿Cuáles son los controles que se realizan y con qué periodicidad llegan los micros para ser verificados?

- Trabajamos en nuestras instalaciones con personal a cargo de las desinfecciones y en ese momento también se observan bien los micros para que no existan problemas tales como rotura de vidrios, asientos que no puedan ser utilizados y otras cosas más. Se les pide la documentación obligatoria para circular y licencia del conductor que viene con ese rodado a Inspección General.

En caso de encontrar alguna situación fuera de normal, se notifica a la empresa para que se corrija la misma; tuvimos que multar en algunos casos e informar los motivos que llevaron a esa infracción porque eran reincidentes. Por otra parte, tenemos los inspectores en las calles que se encargan de controlar el cumplimiento de las frecuencias, la limpieza de los micros y anomalías como ocupación de las paradas de colectivos con autos particulares. 

En este sentido los mismos agentes municipales son los que multan a esos vehículos que están obstruyendo los espacios para el transporte público e inmediatamente se convoca a la grúa para retirarlos del lugar.

- ¿Notifican a la empresa sobre incumplimiento de las frecuencias dado que es uno de los mayores reclamos?

- Las frecuencias son uno de los puntos donde mayor control se hace, aunque recién en estos momentos se pueden tener datos concretos dado que empezaron las clases y el movimiento es mayor en las calles de la ciudad; sabemos que aumentó el número de los pasajeros y esto nos demanda una inspección permanente por parte de los agentes que se designaron para este trabajo.

- ¿Funciona la Veeduría Ciudadana, constituida especialmente para que los propios usuarios controlen a La Nueva Perla?

- La Veeduría Ciudadana la implementamos cuando yo estaba en el Concejo Deliberante. Ayuda mucho a programas los trabajos pero se complica con la asistencia de la gente dado que no siempre se concurre a las reuniones; muchas veces se termina la participación de los vecinos y quedan los concejales solos tratando los temas diarios que arroja el transporte de pasajeros.

- ¿Qué tipo de sanciones puede imponer el Municipio?

- Nosotros aplicamos infracciones que consideramos necesarias, hay un libro de actas donde se anota este tipo de cuestiones y hay muchos casos donde impedimos circular a algún colectivo que no reunían las normas obligatorias; en relación a esto empezamos a tener una labor mancomunada con la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (Cnrt) y eso nos permite una mayor respuesta cuando existen problemas.

Los motivos más comunes para impedir que siga andando un micro son los parabrisas con daños, butacas en mal estado por el desgaste o el mal uso y falta de medidas de seguridad; pero somos conscientes que la empresa trata de cumplir en todo momento con las exigencias y los mismos inspectores tienen la facultad de multar cuando notan una anormalidad. 

 

 

Los usuarios tienen la palabra

 

Recorriendo las paradas de los colectivos LA OPINION recogió algunos testimonios de los usuarios del transporte de pasajeros en la ciudad; “muchas veces venimos como el ganado, hay pasajeros que tienen que quedarse esperando porque el chofer no les abre la puerta por falta de capacidad y ni hablar cuando se rompen, la verdad que el servicio es malo”, dijo Marisa Lujan al ser consultada por el Diario en la zona de Plaza 25 de Mayo, donde confluyen muchas de las líneas que tiene La Nueva Perla.

Por su parte Santiago afirmó que “contaminan todo, andan muy rápido y estos micros no están en condiciones”, dijo este joven que esperaba el arribo del micro en cercanías de Peatonal y Avenida de Mayo.

Otra de las personas que dialogó con LA OPINION fue Jorgelina; “no pueden pedir más aumentos porque el servicio que nos dan es pésimo; viajamos apretados en horarios pico, los asientos están todos rayados por culpa de los chicos que vienen de la escuela y la falta de limpieza se nota. No entiendo nada de mecánica, pero los frenos hacen ruido y las puertas siempre andan mal”, agregó esta empleada que todos los días utiliza los coches para llegar desde su casa a la empresa donde cumple con su jornada laboral.

 

Los pedidos de la gente

Desde mejoras en el trato del conductor hasta un mantenimiento constante son parte de los pedidos que hacen los usuarios del transporte; “no se justifica que le permitan un nuevo aumento porque no se lo merecen, las fallas son evidentes y el servicio no es el que nos merecemos”, indicó Claudia. “Muchas veces también nos ponemos a pensar qué pasaría si se terminan los colectivos, y eso es algo que nos inquieta porque es el único medio que tengo para llegar a mi trabajo”, reflexionó Daniel, que estaba en la zona de Plaza Merced. 

 

Reclamos al Municipio

“La Municipalidad es cómplice de la empresa”, se quejó Horacio; “no controlan nada y si lo hacen no está bien porque hay colectivos que no pueden andar, hacen ruido por todas partes y tenemos siempre que lidiar con la limpieza, hay que mirar dos veces antes de sentarse para observar que los asientos no estén rotos”, añadió. 

“¿Viste el humo que larga ese?, parece que están fumigando”, exclamó un hombre al ver pasar una de las unidades que tiene la empresa funcionando; “nadie inspecciona nada en Pergamino, hace años que escucho que la Municipalidad se encarga de ver el estado de los colectivos y cada vez están peores. Ahora los pintaron para ‘lavarles la cara’ pero son los mismos de siempre”, agregó entre risas este vecino del barrio Acevedo. 

 

“Así como tienen el 147 para los reclamos, tendrían que poner un número donde se pueda llamar diariamente para contar el estado de los micros y que los inspectores vayan en ese momento a inspeccionar”, sugirió María Laura antes de subirse al colectivo que la acercaba a su casa luego de hacer trámites en el radio céntrico.