Pergamino

El fomentismo: de su época de auge a ser un movimiento en extinción


La Comisión de Fomento de Malvinas Argentinas una de las pocas que quedan activas

Crédito: FACEBOOK FOMENTO MALVINAS

La Comisión de Fomento de Malvinas Argentinas, una de las pocas que quedan activas.

Supo haber cerca de 30 y ahora solo queda un puñado de comisiones barriales. Las razones se centran en que los reclamos infraestructura esencial en los barrios ya fueron resueltos en su gran mayoría y, además, la gente comenzó a plantear sus inquietudes de manera directa, a partir de los canales virtuales. También la apatía de los vecinos a involucrarse socavó estas entidades.

El fomentismo, ese movimiento vecinal que tuvo su auge décadas atrás en la ciudad para relevar inquietudes y busca soluciones en los barrios, hoy es una corriente en extinción.

De las tantas que hubo entre los '70 y avanzado el nuevo siglo, hoy queda en pie apenas un puñado gracias al esfuerzo de unos pocos dirigentes que, más por nostalgia que por la ejecutividad que puedan ejercer, las mantienen vigentes.

Pergamino supo tener cerca de 30 comisiones de fomento; cada barrio estaba representado por su entidad y hasta hubo disputas para delimitar las fronteras de cada jurisdicción. Centenario con Cueto, Malvinas con Santa Julia, Acevedo con Ameghino son algunos de los ejemplos. También se crearon las entidades madre que agrupaban a las comisiones de fomento: primero fue Acofope (Asociación de Comisiones de Fomento de Pergamino) y más tarde tomó forma la Uncofo (Unión de Comisiones de Fomento). Llegaron a convivir ambas, cada una con sus grupos de afinidad metodológica y en algún punto ideológica. Pero las dos, a la par del desinterés que fue teniendo la gente por involucrarse en cuestiones comunitarias como el fomentismo, se fueron debilitando junto a las comisiones primarias al punto tal que, como se dijo, ya casi no quedan entidades activas.

El corazón del barrio

Cuando la ciudad comenzó a experimentar un crecimiento demográfico hacia afuera del Centro, a partir de un mercado laboral en alza que operó como dinamizador del desarrollo poblacional, se conformaron nuevos barrios en los sectores periféricos donde los loteos a precios módicos y financiados estaban al alcance de prácticamente todo aquel que tuviera un ingreso fijo.

El crecimiento urbano que generó esta situación no siempre fue regulado por una planificación urbana estatal ordenada y sistemática sino que, por el contrario, fue la demanda constante del mercado, los intereses comerciales particulares y un Estado con una presencia restringida, los factores que instituyeron las pautas del proceso. De esta forma, la mayoría de los nuevos barrios carecían de los más elementales servicios, así como también de un equipamiento urbano adecuado. Frente a estas problemáticas, generadas tanto por una ocupación desordenada como por la ausencia de inversión pública, el asociacionismo barrial, representado por las comisiones de fomento, creció rápidamente, llegando a convertirse en el intermediario natural entre los vecinos y la órbita gubernamental.

Estas instituciones vecinales se constituyeron no solo como espacios de contención, planteo de necesidades y organización para la gestiones antes las autoridades y empresas que tuvieran en sus manos la respuesta, sino también en ámbitos de socialización y generación de actividades culturales. Por lo que al mismo tiempo que sus comisiones directivas reclamaban por la provisión de agua, asfalto o alumbrado para un sector de una barriada, organizaban bailes y ferias para recaudar fondos con propósitos benéficos, formaban una biblioteca pública con el fin de contribuir con las familias a la educación de los chicos y que no tuvieran que salir del barrio para acceder al material de estudio o establecían una unidad sanitaria que brindara atención médica.

De esta manera, las comisiones o sociedades de fomento cumplían un rol fundamental en la vida barrial y conjuntamente con los clubes deportivos y las parroquias católicas representaban las formas institucionalizadas más extendidas y mejor organizadas en las áreas suburbanas. En el caso de las entidades deportivas si bien su rol central era el esparcimiento, usualmente en sus sedes sociales tenían lugar actividades e iniciativas culturales como bibliotecas y exposiciones. Por su parte las parroquias si bien tenían un fin específico ligada a la práctica de culto y la catequesis, también oficiaban como ámbitos de sociabilidad, capacitación y mejoramiento cultural.

Participación ciudadana

Dentro de esas "sociedades en construcción" las organizaciones vecinales-fomentistas constituían verdaderos espacios de participación y debate ciudadano, aun cuando sus estatutos establecían una completa prescindencia política, quedando por lo tanto el proselitismo partidario fuera de su cotidianeidad.

Como era de suponerse, a medida que la población de estos barrios se incrementó también lo hicieron la cantidad y complejidad de los problemas de infraestructura que en ellos se generaban. Allí estuvieron entonces las entidades de fomento, con el fin de solucionar las dificultades que aquejaban a los vecinos. Desde un primer momento en estas entidades se conformaron liderazgos, relaciones, prácticas y proyectos comunes, que dieron lugar a una sociabilidad forjada en torno a una idea de comunidad orientada hacia la concreción del bien común. Siendo la promoción de actividades culturales, principalmente a través de la formación de bibliotecas, la solución de los problemas sanitarios mediante la conformación de unidades sanitarias barriales financiadas por las propias entidades; y la gestión constante ante las autoridades vecinales por mejoras en el equipamiento urbano de sus barriadas, las principales acciones impulsadas por las organizaciones vecinales.

En esa labor la prescindencia político-partidaria constituía uno de los rasgos esenciales, estipulada incluso por los propios estatutos de las mismas entidades. Sin embargo esa restricción no se traducía en una completa desvinculación del mundo de la política, del que no podían estar ajenos los dirigentes fomentistas, al ser legisladores y funcionarios municipales los actores que recibían y daban viabilidad a sus solicitudes, sino en la ausencia de una intención por capitalizar el éxito –o fracaso- de las gestiones en beneficio de una agrupación o referente partidario en particular. No obstante la esencia de este movimiento, hubo casos en que la actividad dirigencial en la comisión de fomento fue la catapulta hacia la militancia y la postulación política para algunos, dicho esto no como una característica negativa sino como una lectura de los hechos. Tan incidente y decisiva esta la participación del fomentismo, que sus líderes quedaban expuestos como en vidriera y aquellos que se lucían, luego eran tentados a sumarse a alguna nómina partidaria. 

Auge y decadencia

Entre la segunda mitad del siglo pasado y la primera década del actual fue el auge de las comisiones de fomento en Pergamino. En ese lapso el vecino recurría a su referencia institucional cercana y planteaba sus inquietudes que, a través de sus representantes, eran llevadas al seno del poder municipal, para gestionar las soluciones. Eran tiempos de muchas carencias estructurales: no había ni agua corriente ni cloacas fuera del Centro; las calles pavimentadas eran escasas; el regador no pasaba; el alumbrado público era tenue cuando no inexistente; los colectivos no llegaban a todos los sectores; la basura no era recogida, los terrenos baldíos abundaban y las malezas y roedores se multiplicaban; los cortes de luz se sucedían cotidianamente; los delincuentes azotaban alguna zona. 

De buscar soluciones a esos problemas, entre otros, se trataba el fomentismo.

Pero entre que el progreso fue llegando a cada sector y que la gente fue eliminando intermediarios para plantear sus inquietudes, fundamentalmente a través de los canales de reclamo virtuales y las redes sociales, la figura del dirigente fomentista fue quedando desdibujada.

Hoy los reclamos vecinales ya no son los mismos de aquella época y tienen más que ver con la inseguridad, la calidad de los servicios públicos (al agua en verano por ejemplo) y algún problema puntual que haga reaccionar en masa a los vecinos, como puede ser una radicación no deseada de algún organismo o establecimiento. Pero casi que se prescinde del ente fomentista para canalizar la queja y se acude directamente a la autoridad competente. Es un signo de estos tiempos. También la figura del "puntero" político se ha convertido en un canal que el ciudadano percibe como válido para llegar a quien tiene la solución a los problemas cotidianos.

Hoy las comisiones que quedan en pie y están relativamente activas son unas pocas, entre las que se cuentan la de Malvinas Argentinas; Desiderio de la Fuente, José Hernández y Barrio Parque General San Martín. Tal vez queden otras que se omiten involuntariamente en esta oportunidad.

Además debe destacarse que entidades que nacieron fomentistas y de alguna manera lo siguen siendo, han mutado en su actividad principal y se convirtieron lisa y llanamente en clubes. El ejemplo más claro es Centenario, entidad a la que ya prácticamente nadie referencia como de fomento sino que se trata de un club social y deportivo. Tal vez sea el más claro ejemplo de la evolución de este tipo de instituciones que se reinventaron cuando el progreso les quitó el leit motiv original. En menor medida sucedió algo parecido en los barrios Cruce y Martín Illia.

"Hoy el Municipio tiene llegada directa a los barrios, los reclamos llegan desde la propia gente y más allá de alguna cuestión puntual que falte resolver en materia de infraestructura, los fomentistas que quedamos tratamos de mantener viva la llama para que las instituciones no desaparezcan", dijo Gerardo González, del barrio Malvinas Argentinas, uno de los pocos dirigentes de origen fomentista que quedan activos.

En esa frase se sintetiza el presente y futuro de este movimiento que fue tan relevante durante décadas pero que entre el avance de la infraestructura y la acción directa de los vecinos para reclamar sin intermediarios, fue quedando relegado casi punto al de la extinción.


Otros de esta sección...
BuscaLo Clasificados de Pergamino y su región
Buscar en Archivo
Tapa del día
00:00
15:42
Errores:  0
Pistas:  38

Tu mejor tiempo:
12:07
Registrate o Ingresá para poder guardar tus mejores tiempos.

Nueva Partida
1 2 3 4 5 6 7 8 9
Editorial
Funebres
Perfiles Pergaminenses
Lejos del pago
Farmacias de turno
Lotería

LO MÁS LEÍDO