Salud

Vegetarianismo: la importancia de una transición acompañada


El 1º de octubre se recreó la efeméride que hace referencia a este estilo de vida y desde el Colegio de Nutricionistas de la Provincia de Buenos Aires difundieron información orientada a reforzar el rol que cumple la supervisión profesional en aquellos que están dispuestos a dejar de incluir determinados alimentos en su dieta.

Cada vez son más las personas que deciden optar por un estilo de vida vegetariano, que modifica principalmente su dieta alimentaria diaria. En Argentina, el 12 por ciento de la población mayor de 18 años es actualmente vegetariana o vegana, marcando un aumento del 3 por ciento anual entre 2019 y 2020, según una encuesta realizada por Kantar-Insights División, encargada por la Unión Vegana Argentina. Ya sea por razona morales, filosóficas, ambientales o de salud, durante el último año miles de argentinos optaron por un cambio en su estilo de vida que, entre otras cuestiones, implica dejar de consumir carne para centrarse en ingerir frutas y vegetales en su dieta. Es así que, si bien hay diferentes patrones alimentarios dentro del mundo "veggie", una gran parte de las personas comienza la transición dejando de consumir carnes. Esto en un país como Argentina, donde se consumen 53,7 kilos de carne por habitante por año, representa un gran perjuicio sobre aquellas personas que se están iniciando y saliendo del anterior patrón alimentario. "Una alimentación vegetariana o vegana debe estar planificada y acompañada de un profesional para evitar déficit de nutrientes que se generan al dejar de consumir alimentos de origen animal, como las carnes, huevos, lácteos y derivados", sostuvo Micaela Esandi, licenciada en Nutrición y referente del Colegio de Nutricionistas de la Provincia de Buenos Aires. 

"Es primordial no descuidar los nutrientes críticos en estos patrones como son la vitamina B12, las proteínas, el hierro, el calcio y el zinc", agregó y remarcó que hoy se sabe que existen muchos alimentos de origen vegetal con los que se pueden cubrir fácilmente los requerimientos de estos nutrientes sin la necesidad de consumir grandes volúmenes de comida o muchos suplementos.

Esandi, sin embargo, destacó el caso de la vitamina B12, que necesita la suplementación de forma obligatoria, ya que no existe otra forma de obtención de la misma, ni de fuente vegetal ni de origen endógeno, es decir, dentro del propio organismo. En ese sentido, Lucía Perez, licenciada en Nutrición nucleada en el Colegio de Nutricionistas de la Provincia de Buenos Aires abundó: "La suplementación con vitamina B12 es específica para cada persona ya que la dosis dependerá de las características previas, de la capacidad propia de absorber el nutriente y su evolución". 

Las profesionales coincidieron en remarcar que aquellos que inician su transición al vegetarianismo o veganismo deben hacerlo de manera supervisada para evitar déficit que puedan afectar la salud. "Es importante consultar a nutricionistas y evitar que la fuente de información sean las redes sociales sin evidencia científica", advirtieron. 

La alimentación basada en plantas tiene tantas diferencias en tanto personas las lleven a la práctica. "Cada patrón alimentario es individual y es por ello que analizando la alimentación de cada persona es que podemos asesorar de manera más específica y así prevenir o revertir algún déficit nutricional. Cuando los alimentos son todos de origen vegetal, el profesional en nutrición puede acompañar al consultante en aprender técnicas que aumenten la biodisponibilidad de nutrientes críticos", concluyó Pérez.

Según los últimos estudios realizados en base a estos patrones alimentarios, se puede concluir que una dieta basada en vegetales y rica en alimentos de buena calidad nutricional como granos enteros, frutos secos, legumbres, frutas, verduras y semillas es más saludable que una vegetal a base de alimentos menos saludables como los cereales refinados, jugos y gaseosas, y sobre todo, alimentos ultraprocesados. Un estudio de la Universidad de Harvard demostró que reducir el consumo de alimentos de origen animal y aumentar el de vegetales disminuye el riesgo de sufrir enfermedades crónicas como la obesidad, diabetes y enfermedades cardiovasculares, y a su vez, si ya se padecen, la posibilidad de reducir los medicamentos para tratarlas. 

En este aspecto, Esandi concluyó: "Las alimentaciones basadas en plantas tienen evidencia científica que muestra la disminución de la mortalidad, y son adecuadas a todas las etapas de la vida siempre que estén bien planificadas y adaptadas individualmente por un nutricionista matriculado".

Fuente: Edición del material proporcionado a Salud de Hoy por el Colegio de Nutricionistas de la Provincia de Buenos Aires en el marco de la sensibilización por el Día Mundial del Vegetarianismo celebrado a principios de octubre.


Otros de esta sección...
BuscaLo Clasificados de Pergamino y su región
Buscar en Archivo
Tapa del día
00:00
15:42
Errores:  0
Pistas:  38

Tu mejor tiempo:
12:07
Registrate o Ingresá para poder guardar tus mejores tiempos.

Nueva Partida
1 2 3 4 5 6 7 8 9
Editorial
Funebres
Perfiles Pergaminenses
Lejos del pago
Farmacias de turno
Lotería

LO MÁS LEÍDO