Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Mundo

La fiscalía de Brasil pide 83 investigaciones por corrupción contra políticos

Las confesiones de exejecutivos de Odebrecht preocupan a funcionarios de Brasil. (NA) Las confesiones de exejecutivos de Odebrecht preocupan a funcionarios de Brasil. (NA)

Con la economía sumergida en la peor recesión de la historia, Temer sostiene que su prioridad es sacar al país de la crisis y crear empleos. Pero las filtraciones de algunas delaciones de Odebrecht lo salpican directamente, junto a varios de sus principales asesores.


Brasilia, (AFP-NA) - El fiscal general de Brasil, Rodrigo Janot, solicitó ayer la apertura de 83 investigaciones contra políticos con fueros en el marco del escándalo de corrupción en Petrobras, el principio de una tormenta provocada por las confesiones de exejecutivos de Odebrecht.

Janot envió los pedidos al Supremo Tribunal Federal (STF), “con base en los acuerdos de delación premiada firmados con 77 ejecutivos y exejecutivos de las empresas Odebrecht y Braskem”, filial petroquímica de la constructora, precisó la fiscalía en un comunicado.

El organismo no divulgó la identidad de los sospechosos ni los hechos que se les reprochan, porque los expedientes se encuentran bajo secreto de sumario. Pero por tratarse de un pedido al STF, en cada solicitud hay involucrado por lo menos un político con fuero privilegiado, como ministros y legisladores.

También podrían figurar en la misma causa personas sin fueros, pero estrechamente relacionadas con los delitos investigados, indicó una portavoz del Ministerio Público Federal (MPF).

El MPF pidió además abrir otras 211 investigaciones por instancias que tratan de denuncias contra personas sin fueros.

Algunos testimonios filtrados en los últimos meses a la prensa apuntan directamente a integrantes de la cúpula del Pmdb, el partido del presidente conservador Michel Temer, que asumió el poder en 2016 después de que el Congreso destituyera a la mandataria de izquierda Dilma Rousseff.

El poder de daño de la delación genera tensiones en el Congreso, que concentra su atención en distintas iniciativas para amnistiar delitos ligados a la financiación de campañas y relega a segundo lugar las tentativas del gobierno de apurar una espinosa reforma de las jubilaciones.

Con la economía sumergida en la peor recesión de la historia, Temer sostiene que su prioridad es sacar al país de la crisis y crear empleos. Pero las filtraciones de algunas delaciones de Odebrecht lo salpican directamente, junto a varios de sus principales asesores.

Después de aclarar que no pretende “blindar” a ningún miembro de su gobierno de la investigación Lava Jato, el mandatario afirmó recientemente que los ministros mencionados en las investigaciones solo serán suspendidos y que esperará a que sean formalmente inculpados para removerlos de sus cargos.