Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Mundo

El primer ministro libanés, Hariri, renunció por temor

Saad Hariri acusó a Teherán de haber “creado disenso entre los hijos de un mismo país”. (LADMEDIA.FR) Saad Hariri acusó a Teherán de haber “creado disenso entre los hijos de un mismo país”. (LADMEDIA.FR)

 

“Anuncio mi dimisión”, declaró en un discurso retransmitido por la cadena de noticias Al Arabiya, desde Arabia Saudita. “He sentido lo que se tramaba en las sombras para atacar mi vida” dijo el funcionario y recordó el asesinato de su padre en 2005.


BEIRUT, (AFP-NA) - Por Rouba El Husseini. El primer ministro libanés, Saad Hariri, anunció ayer por sorpresa su dimisión, y acusó a Hezbolá y a su aliado Irán de “controlar” en Líbano y mencionó amenazas contra su vida.

“Anuncio mi dimisión del puesto de primer ministro”, declaró Hariri, que se encuentra actualmente en Arabia Saudita, en un discurso retransmitido por la cadena de noticias Al Arabiya, de la capital saudí.

La renuncia, totalmente inesperada, llega un año después de su nombramiento al frente del Gobierno libanés, del que forma parte el poderoso movimiento armado chiíta Hezbolá, y sus causas directas no están claras por el momento.

La oficina de prensa del presidente de la República, Michel Aun, anunció que el jefe de Estado iba a esperar el regreso de Hariri para que le informara “de las circunstancias de la dimisión, y así poder decidir los siguientes pasos a dar”. Hariri, cercano a Arabia Saudita, hizo su anuncio leyendo un discurso sentado tras un escritorio y junto a una bandera libanesa.

“He sentido lo que se tramaba en las sombras para atacar mi vida”, dijo Hariri, que afirmó que Líbano vive una situación similar a la que había antes del asesinato de su padre, el exprimer ministro Rafic Hariri, en 2005.

Cinco miembros de Hezbolá están acusados por este asesinato, que conmocionó a Líbano.

Hezbolá es un aliado clave del régimen de Bashar al Asad en la guerra en la vecina Siria. Cuenta con el apoyo de Teherán y es el único partido libanés que no entregó las armas al finalizar la Guerra Civil en el país (1975-1990).

La formación, una pesadilla para Israel, se niega a abandonar su arsenal, principal punto de discordia en el país.

“Irán ejerce un control en el destino de los países de la región,  Hezbolá es el brazo (armado) de Irán no sólo en Líbano, sino también en otros países árabes”, denunció Hariri, de 47 años.

 

Hariri acusó a Teherán de haber “creado disenso entre los hijos de un mismo país, creado un Estado dentro del Estado hasta tener la última palabra en las cuestiones del Líbano”.