Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Mundo

Cancilleres de América condenaron la ruptura democrática en Venezuela

Los diplomáticos de 17 países expresaron “su condena a la ruptura del orden democrático en Venezuela”. (NA) Los diplomáticos de 17 países expresaron “su condena a la ruptura del orden democrático en Venezuela”. (NA)

 

En un documento, suscrito en Lima, expresaron “su condena a la violencia sistemática a los derechos humanos y las libertades fundamentales, a la represión y la persecución política, a la existencia de presos políticos y la falta de elecciones libres”.


LIMA, (AFP-NA) - Por Moises Avila y Luis Jaime Cisneros. Cancilleres y representantes de 17 países de América condenaron ayer el quiebre de la democracia en Venezuela y desconocieron a la Asamblea Constituyente impulsada por Nicolás Maduro, al tiempo que favorecieron una salida pacífica a la crisis que atraviesa ese país.

En la Declaración de Lima, de 16 puntos, los diplomáticos expresaron “su condena a la ruptura del orden democrático en Venezuela” y “su decisión de no reconocer a la Asamblea Constituyente” electa el 30 de julio, ni los actos que emanen de ella por su “carácter ilegítimo”.

También resaltaron “su pleno respaldo y solidaridad con la Asamblea Nacional” (Parlamento), de mayoría opositora, “democráticamente electa”.

En el documento, suscrito tras siete horas de reunión en la capital peruana, expresaron también “su condena a la violencia sistemática a los derechos humanos y las libertades fundamentales, a la violencia, la represión y la persecución política, a la existencia de presos políticos y la falta de elecciones libres”. En el encuentro, que agrupó a representantes de países como Brasil, Chile, Argentina, México, Colombia y Canadá, los diplomáticos aseguran actuar “con pleno respeto a las normas del derecho internacional y el principio de no intervención, el cual no atenta contra los derechos humanos y la democracia”.

En su declaración, precisaron su “convicción de que la negociación es la única herramienta que asegura una solución duradera a las diferencias” y se ofrecen a apoyarla. La Asamblea Constituyente, un “suprapoder”, legislará hasta por dos años -más allá de la culminación del mandato de Nicolás Maduro- para reescribir la Carta Magna de 1999 y al mismo tiempo tomar otras decisiones de efecto inmediato.

Para la oposición, que no participó en la conformación y elección de los miembros de la Constituyente, esta entidad permitirá que Maduro se perpetúe en el gobierno. La reunión se concretó luego de la decisión del Mercosur de suspender a Caracas por la “ruptura del orden democrático”, tras la elección y reciente instalación de la Constituyente, que es rechazada por parte de la comunidad internacional, entre ellas la Unión Europea, y considerada “un fraude” por la oposición.

Para el canciller peruano, Ricardo Luna, anfitrión del encuentro realizado en la cancillería, “lo que tenemos en Venezuela es una dictadura. En Venezuela se ha roto el orden democrático y se tiene una situación de facto”.

 

La ola de manifestaciones, impulsadas por la oposición para exigir la realización inmediata de comicios generales y la salida del gobierno, ha dejado 125 muertos en los últimos cuatro meses.