Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Infoshow

Rosa Incaica, folklore argentino nacido en los Estados Unidos

Annelise Skovmand y Pablo González Jazey, un vuelo musical de altura. Foto: Leo Vaca. Annelise Skovmand y Pablo González Jazey, un vuelo musical de altura. Foto: Leo Vaca.

El proyecto de Annelise Skovmand y Pablo González Jazey se construyó con buena música y temporadas en Boston, Tucumán, Nueva York y Buenos Aires.


 

La norteamericana Annelise Skovmand y el argentino Pablo González Jazey se conocieron en los Estados Unidos , cuando el guitarrista viajó con una beca para hacer un posgrado en Boston y ella, que es cantante, asistía al mismo conservatorio. Así nació el amor, y también un proyecto de música llamado Rosa Incaica. Desde entonces hubo viajes de ida y de vuelta, un par de discos publicados, el nacimiento de una niña que ahora tiene 5 años y proyectos que incluyen conciertos.

La historia de Annelise y Pablo no es de película, pero merece ser contada. Ella nació en Florida y vivió parte de su infancia en México durante el tiempo en que su padre, un científico danés, trabajó en ese país. Cuando sus padres se separaron ella volvió con su mamá a los Estados Unidos y estudió canto lírico. Pablo es tucumano y guitarrista. "Pero también soy guitarrero", se autodefine, para dejar claro que su formación académica nunca le quitó el espíritu de músico "orejero" y su gusto por el folklore . Este excelente dúo de guitarra y voz comenzó con temas del renacentista John Dowland. Y luego agregaron The Beatles, para comenzar a armar un primer disco. ¿Por qué? "Porque apostamos a los puntos de contacto entre ambos. Hay en la música inglesa un trasfondo de canción anónima muy poderoso", dice el guitarrista. El trabajo de Pablo terminó y su beca lo obligaba a regresar al Tucumán para volcar en la universidad todo lo aprendido. "«¿Querés venir?», le dije. Y por suerte quiso", se ríe. Se casaron. Annelise ganó un cargo al frente de la cátedra de canto de la universidad y de a poco se aquerenció. Los "ahorita" y los "mande" de su infancia mexicana fueron reemplazados por las palabras y el decir de la gente del noroeste argentino. Entusiasmada con su nuevo lugar geográfico y sonoro, Annelise le propuso a Pablo que transcribiera para guitarra el ciclo de canciones Flores argentinas, de Guastavino, con letras de León Benarós.

En 2002 ganó una beca para la Universidad de Columbia. Hacia Estados Unidos partieron otra vez. "Fueron años fieros dice Pablo. No era el momento amable de mi beca, en la época Clinton, sino un Estados Unidos muy diferente. En 2002 había marchas y contramarchas; gente que apoyaba la guerra y a Bush y gente que pedía un impeachment. Se vivía la grieta de la que ahora hablamos acá".

En 2005 desde el Conservatorio Manuel de Falla le ofrecieron a Pablo horas de clases. Era una señal. Regresaron a la Argentina. "Fue una buena oportunidad. Estando acá decidimos hacer Flores argentinas y agregar canciones de Ginastera. Porque algunas de sus partituras, que son para piano, dicen: «Imitando el arpegio de una guitarra»." Con la música de Ginastera y de Guastavino, más un bonus track del tucumano Pato Gentilini, crearon un nuevo disco. El paso siguiente: Eduardo Falú. "Un día Falú me dijo que anotara mis obras en Sadaic y me preguntó si tocaba su obra. Obvio -dice Pablo-, comencé tocando su trabajo. Y en un gesto divino me dio su Suite norteña. Al mismo tiempo la escuchó a Annelise y comenzó a sugerirle temas para que ella cantara. Yo escucho "Resolana", cosas de Schubert y un día Falú me dijo que eso se lo debía a Guastavino. Por eso el tipo de canción que producía Eduardo estaba entre dos aguas. Pero era muy popular. ¿Quién puede decir que "Resolana" no es un clásico de nuestro folklore? Pero con cadencias schubertianas que él sentía en ese momento".

La conjunción de lo popular y lo clásico Annelise la define como orgánica. "Desde que empezamos la búsqueda nos sentimos identificados. Pero, además, el mundo de la música cambió muchísimo con la democratización que nos dio Internet. Hoy los que hacemos clásico y popular somos como los triatlonistas. En cambio, los que se especializan en algo, como el bel canto, son como Usain Bolt, preparados para los 100 metros", dice Annelise, con ese acento tan tucumano.

El castellano se hizo más presente. Además, agregaron instrumentos (piano, bajo, percusión) y repertorio. Con la música de Yupanqui y María Elena Walsh se fueron de gira por Italia. Se dejaron llevar por esa amplitud que quizás estuviera predestinada en el nombre que habían elegido, Rosa Incaica (que es la rodocrosita, mineral que está presente en toda América, de Norte a Sur).

Los nuevos proyectos, incluyen Pájaros, ciclo poco conocido de Guastavino, Las horas de una estancia, de Ginastera, sobre poesías de Silvina Ocampo, y piezas de Eduardo Falú.

 

 

Fuente:(www.lanacion.com.ar)