Policiales

Una discusión familiar terminó con un hombre herido y tres detenidos


Crédito: LA OPINION

Parece ser una historia sin final que comenzó hace al menos dos años y que en la madrugada del pasado viernes tuvo un episodio crítico que no terminó en tragedia por el rápido accionar de la policía al evitar que una discusión familiar se transformara en un hecho de sangre.

La familia Rueda tiene serios conflictos entre sus integrantes por un predio ubicado en calle Barbazán 846 de nuestra ciudad, donde se edificaron al menos tres viviendas. El inconveniente surge entre dos hermanos, Graciela y Daniel, quienes llevaron la situación a la Justicia. Mientras la causa se tramita, los problemas de convivencia son recurrentes y empeoraron a tal punto que en las últimas horas la situación dejó tres personas detenidas y un herido de arma de fuego.

Según el propio relato de fuentes cercanas a la investigación, la pareja de Graciela, un hombre de 62, años mantuvo un fuerte intercambio de palabras con la mujer de Daniel a la que terminó amenazando con un cuchillo en la vivienda ubicada en el barrio Villa San José. Al observar esta situación, Daniel de 53 años y uno de sus hijos de 26, salieron en defensa de la mujer confrontando con el sexagenario. 

Todo terminó minutos después cuando se hizo presente personal de la División del Comando de Patrulla Pergamino, Grupo de Apoyo Motorizado (GAM) Comisaría Tercera y Comisaría de la Mujer y Familia de Pergamino, quienes abortaron los ataques, sin embargo Daniel Rueda recibe un disparo de escopeta calibre 1270 con una posta de goma en su pierna izquierda arriba de la rodilla de parte de un efectivo policial.

El herido fue trasladado por personal del Same al Hospital San José donde recibió las primeras curaciones y el médico de la Policía informó que las heridas son de carácter leve, aunque deberá permanecer en observación.

Además las fuerzas de seguridad detuvieron a los otros dos hombres, quienes quedaron a disposición de la Justicia interviniente (Unidad Funcional de Instrucción Nº 6 y 4 de Patricia Fernández y Karina Póllice, respectivamente) en una causa caratulada amenazas agravadas y resistencia a la autoridad.

Años de peleas

En junio de 2019, en su edición del domingo 30, este medio relataba los problemas que habían comenzado hacía ya un tiempo por la posición de una vivienda ubicada en el barrio Villa San José. 

La nota relataba la génesis de los conflictos que permanecen irresueltos, judicializados y que esta semana sumaron un hecho de violencia: "Junto a su esposa Graciela Silva (43), Daniel Alberto Rueda (50) se acercó a la Redacción de LA OPINION para contar su verdad luego de la denuncia pública que su hermana Graciela Rueda (45) realizara días pasados por este medio (y refrendando sus dichos con el correspondiente expediente judicial), diciendo temer por su vida y la de sus hijos. Aseguró estar viviendo "un infierno" con sus hijos (13 y 15 años) producto de las situaciones provocadas por su hermano y familia. 

"No podemos vivir más de esta manera, en cualquier noche nos matan a los tres", había señalado hace algunos días la mujer denunciante. 

Daniel es el hermano sindicado; Graciela la cuñada. Son padres de cinco hijos, cuatro se encuentran con ellos (24, 22, 20 y 14, los dos primeros varones y las más chicas mujeres) y viven en una de las tres casas levantadas en el predio ubicado en Barbazán entre Pico y Sarratea. En la parte delantera del lote está Daniel y en el fondo uno de sus hijos (22 años, soltero), mientras que su hermana, con la que mantiene un fuerte conflicto desde hace varios años, está en medio. 

"Desde 1984 que vivo en ese lugar, según se puede ver en mi documento, y construí la casa con mis propias manos, lugar donde se criaron mis cinco hijos, cuatro viven acá y la mayor se casó y está con su familia" dijo con una mueca de angustia el hombre que trabaja de albañil y herrero.

"La semana anterior cuando pude ver lo que mi hermana había dicho en el Diario me puse muy mal, es todo mentira, nadie de mi familia la agredió y tampoco pensamos en cometer locuras. Ella miente constantemente y creo que muchas cosas que hace es por los problemas que le ocasionó su separación y posteriormente la bebida. Toma mucho y se vuelve agresiva", decía Daniel Alberto y manifestaba -con lágrimas en los ojos-: "Somos gente de trabajo, no queremos problemas, solo vivir en paz y disfrutar de nuestros hijos. Al otro día que salió la nota, se acercaron dos personas a la puerta de mi casa y me amenazaron. 'Ojo con lo que haces porque la vas a pasar muy mal, dejá de encerrar a su hermana' indicaron y luego se fueron".

Por último Rueda, tras dejar en claro su posición, planteó lo que él cree que será la solución: "Voy a conseguir el dinero, comprar los ladrillos que faltan y terminar de cerrar el pasillo, también poner una cerradura en la puerta principal y que cada uno tenga una llave. No quiero más problemas, soy hombre de trabajo y no me gustan estas cosas de estar con la Policía en mi casa o bien ser citado por la Fiscalía". 

"Invito a quien quiera llegarse hasta mi casa (Barbazán 847) y observen si mi hermana está encerrada como dice. Ella y sus hijos pueden entrar y salir cuando quieran del lugar", finalizaba diciendo Rueda. 


Otros de esta sección...
BuscaLo Clasificados de Pergamino y su región
Buscar en Archivo
Tapa del día
00:00
15:42
Errores:  0
Pistas:  38

Tu mejor tiempo:
12:07
Registrate o Ingresá para poder guardar tus mejores tiempos.

Nueva Partida
1 2 3 4 5 6 7 8 9
Editorial
Funebres
Perfiles Pergaminenses
Lejos del pago
Farmacias de turno

LO MÁS LEÍDO