Pergamino

¿Por qué el Ferromuseo Apref no fue parte de La Noche de los Museos?


Ferromuseo Apref Pergamino ubicado en avenida Alsina 205 permanece cerrado

Crédito: APREF

Ferromuseo Apref Pergamino, ubicado en avenida Alsina 205, permanece cerrado.

"La Municipalidad nos quitó una parte de nuestro espacio en el antiguo galpón de máquinas y el daño que eso provocó dejó inoperable al Ferromuseo", afirmó Eduardo Vázquez, presidente de la Apref, quien también explicó por qué no se concretó la llegada a Pergamino del coche presidencial que utilizó el expresidente Arturo Illia.

La 8ª edición de La Noche de los Museos, que se desarrolló ayer con un recorrido por 12 trascendentales espacios de nuestra ciudad, no contó con la participación del Museo Ferroviario Apref, uno de sus principales animadores del tradicional evento que organiza anualmente la Subsecretaría Municipal de Cultura y la Asociación Amigos del Museo Pergamino.

"Nos hubiera encantado ser parte del programa, tal como veníamos participando en las anteriores ediciones, pero en la actualidad no podemos hacerlo porque la Municipalidad nos quitó una parte de nuestro espacio en el antiguo galpón de máquinas y el daño que eso provocó dejó inoperable al Ferromuseo", afirmó a LA OPINION Eduardo Vázquez, presidente de la Asociación de Preservación Ferroviaria Pergamino (Apref).

– ¿El conflicto al que hace referencia, se debe al traslado al lugar de la Escuela de Bellas Artes y su museo? 

– No, el conflicto no es por la restauración del edificio, ni mucho menos por la presencia de Bellas Artes en el lugar, sino por la manera arbitraria de ejecutar un proyecto que podría haber sido para bien, pero se prefirió hacerlo mal.

Apref es la única entidad de bien público dedicada a la salvaguarda del patrimonio ferroviario, y funciona en el ferrocarril, que es su lugar natural, y precisamente en un sector del edificio que se pensaba intervenir, sin embargo a la hora de diseñar el proyecto no fuimos informados ni consultados, algo que no solo correspondía por lógica, sino porque lo manda una ordenanza.

– ¿Hicieron el reclamo oportunamente? 

– Decenas de veces lo hicimos, telefónicamente, de manera presencial y formalmente por escrito. También les recordamos que desde la administración de Héctor Gutiérrez existía el compromiso municipal de ampliar nuestro sector y que, por convenio, se nos había asignado la totalidad del edificio. Pero esto último era para que vieran la magnitud de su atropello, no porque quisiéramos todo para Apref, ya que el edificio es tan grande, que hay lugar de sobra para Bellas Artes y hasta para otra escuela más.

– ¿Este conflicto tiene alguna solución a corto plazo? 

– Este conflicto está por cumplir cuatro años, y no solo derivó en el cierre del Ferromuseo, sino que malogró el traslado a nuestra institución del coche presidencial que utilizó el expresidente Arturo Illia.

– ¿En qué instancia está ahora la gestión por el vagón presidencial? 

– El trámite fue exitoso y nuestra entidad recibió elogios de las autoridades nacionales, quienes luego de inspeccionarnos decidieron hacernos depositarios de "la joya de los ferrocarriles", como ellos mismos lo denominaron. Porque no solo Illia lo utilizó, sino todas las personalidades extranjeras de la nobleza que visitaron Argentina en la primera mitad del Siglo XX, por eso los especialistas de Apref, con gran entusiasmo se preparaban para restaurarlo y dejarlo como nuevo. Teníamos proyectado convertirlo en un atractivo turístico, como nunca tuvo nuestra ciudad, entonces viendo que el espacio para alojarlo bajo techo era otra controversia, le propusimos un arreglo al Gobierno municipal consistente en renunciar a nuestros justos reclamos y no entablar ninguna demanda judicial, si a cambio nos aseguraban el espacio para proteger el coche. Dijeron que aceptaban, y nosotros les dijimos a las autoridades de Adif que vinieran, que habíamos llegado a un entendimiento.

– ¿Y por qué no prosperó? 

– Porque cuando los funcionarios capitalinos vinieron para que firmáramos el comodato, el intendente nos volvió a negar el espacio y a través de su secretario de Gobierno, pidió que al coche se lo transfirieran a él. Entonces, antes de irse, los atónitos representantes del Estado Nacional le aclararon al señor Rico Zini, que quien había solicitado el vehículo histórico era Apref, y nos lo habían otorgado porque somos un calificado museo ferroviario que lo pidió para restaurarlo debidamente y luego exponerlo y eso no se podía modificar.

– ¿Luego de ese episodio se terminó todo?

– Después vino el cambio de Gobierno nacional, y enseguida la pandemia, pero este año las nuevas autoridades quisieron conocernos, poniéndose en contacto con nosotros y dándonos audiencia. Entonces, antes de viajar a Buenos Aires volvimos a conversar con el Gobierno municipal, a ver si habían repensado su actitud, pero nos volvieron a negar el espacio para el coche de Illia. 

– ¿Y el Ferromuseo, cuándo abrirá? 

– Eso mismo pregunta la gente cuando nos ve, pero lamentablemente no tenemos la respuesta. Apref ya lleva veintiséis años de impecable trayectoria voluntaria, de modo que no entendemos la actitud municipal, en realidad, nadie la entiende.


Otros de esta sección...
BuscaLo Clasificados de Pergamino y su región
Buscar en Archivo
Tapa del día
00:00
15:42
Errores:  0
Pistas:  38

Tu mejor tiempo:
12:07
Registrate o Ingresá para poder guardar tus mejores tiempos.

Nueva Partida
1 2 3 4 5 6 7 8 9
Editorial
Funebres
Perfiles Pergaminenses
Lejos del pago
Farmacias de turno
Lotería

LO MÁS LEÍDO