Perfiles pergaminenses

María Ofelia Aguilar Ortiz, una mujer de profundo compromiso con el bien común


María Ofelia Aguilar Ortiz de Gattelet abrió las puertas de su casa para trazar su Perfil

Crédito: LA OPINION

María Ofelia Aguilar Ortiz de Gattelet abrió las puertas de su casa para trazar su Perfil.

En la docencia, la política y lo social, su trabajo da testimonio de cómo la vocación moviliza una fuerza poderosa. Defensora de las instituciones, los problemas de la ciudad la ocupan desde los espacios de los que forma parte. Preside la Asociación Familia Camiliana y tiene una rica historia de vida sostenida en los valores de la familia y la fe.

María Ofelia Aguilar Ortiz es docente jubilada. Fue concejal y preside la Asociación Familia Camiliana. Nació en Pergamino el 9 de agosto de 1955 y con sus 66 años tiene una historia de vida sostenida en los valores de la familia, la fe cristiana y el compromiso con la comunidad.

Sus padres fueron Pedro Aguilar Ortiz, odontólogo; y Ofelia Pujol, ama de casa y profesora de piano. Ambos están fallecidos y viven en su memoria a cada momento. Es la tercera de cuatro hermanos: Jorge Alberto, que vive en Pergamino, casado con Mabel Buffe; Horacio José, casado con Gladys Serfilippi; y Eduardo Daniel, casado con Isabel Florentín que vive en España. "Jorge y Horacio son arquitectos y conocidos por haber integrado el grupo 'The Vikings'; y Eduardo es maestro mayor de obras", menciona. Los une a ellos y a sus 11 sobrinos y 13 sobrinos nietos una relación muy linda: "Somos de acompañarnos mucho".

Está casada con Aldo Gattelet, martillero y corredor público. Tienen tres hijos: Gabriel Horacio (39), Ariel Arturo (38), casado con Carla Vidal; y Carlos Alberto (35) casado con Paola Castro. "Tenemos dos nietos: Olivia (8) y Benjamín (5) y también nietos del corazón a los que amamos".

Conoció a su esposo a través de una amiga en común en el café "El Gato". "Ahí hacíamos nuestra previa. Comenzamos a salir, tuvimos un noviazgo muy sano", destaca y comenta que el 17 de noviembre cumplirán 43 años de casados. "Si sumamos los cuatro años de novios, llevamos buena parte de nuestra vida juntos", resalta valorando la importancia del compañerismo, el respeto en las diferencias y la comprensión como sustentos de la convivencia. "Cuando éramos novios con sus compañeros de la compañía de seguros habían comprado ganado, un primo mío les prestó el campo para tenerlo y yo lo acompañaba cuando había que sacarlo a pastar. Esos sacrificios se hacían. Cuando lo vendieron con ese dinero compramos el terreno de la casa en que vivimos, que pertenecía al Club Provincial", relata.

La familia es el pilar que la sostiene. Los recuerdos de su infancia la llevan a la casa de calle Pueyrredón 812, donde creció y donde su padre tenía el consultorio. "Mi papá también era radioaficionado y a través de esa tarea conseguía medicamentos en las droguerías de Pergamino y los enviaba a personas de afuera que los necesitaban. Yo lo ayudaba. Conservo cartas de agradecimiento que llegaban a casa. Siempre fue un hombre muy solidario y generoso", señala y encuentra en él un referente del que tomó muchas enseñanzas.

También de su madre adquirió los valores que nutren. "Era una mujer de una elegancia admirable. Excelente cocinera y repostera. Ella sostenía todo en nuestra casa y en nuestra vida".

Vocación docente

María Ofelia estudió en el Colegio Nuestra Señora del Huerto. "Hasta el día de hoy mantenemos nuestro grupo al que llamamos 'Violetas', en honor a Crescencia", cuenta. Siguió la carrera docente inspirada en una vocación que descubrió tempranamente: "Tengo los genes de mis tías Pujol, una de ellas maestra de grado; y dos de la rama de Especial. Nelly Pujol fue quien junto a Hugo Apesteguía creó el Taller Protegido e inició la catequesis de los chicos con discapacidad".

Hizo la carrera de maestra normal y luego el profesorado de educación inicial y trabajó en los distintos niveles de la educación -Inicial, Primaria y Adultos-, durante 36 años.

"Mi primer trabajo, en el año 1975, fue como maestra del Jardín de Infantes Nuestra Señora del Carmen, después como maestra de grado estuve en las Escuelas Nº 2, 4, 22; en la Escuela Nº 8 como maestra de adultos. Fui preceptora del nivel secundario en la Escuela Agrotécnica y en la ESB de la Escuela Nº17. También fui preceptora de nivel superior en los Institutos N° 5, 121 y 122. Y organicé en Pergamino el Instituto N° 5849 que dictaba carreras de posgrado vinculadas a la docencia", detalla.

"En Inicial fui maestra en los jardines N° 903 y 901. Inicié los jardines N° 915 y 925 como directora y maestra a cargo. Fui vicedirectora el Jardín N° 902. Estuve 18 años en el Jardín N° 905 de Acevedo y trabajé en escuelas de verano en muchos jardines", agrega.

El negocio 

Durante varios años, y a la par de la tarea docente, con su familia pusieron un negocio dedicado a la venta de bijouterie en la Galería La Plaza. "Aldo había quedado sin empleo en el banco cuando armamos el negocio, yo trabajaba en varias escuelas así que mi madre lo atendía. Con el tiempo Aldo consolidó su trabajo en la inmobiliaria, los chicos crecieron y se nos hizo difícil continuar, así que lo cerramos, pero conservo los mejores recuerdos. 'Bijouterie La Plaza' es parte de nuestra historia de vida".

La jubilación

En 2008 inició los trámites jubilatorios y en febrero de 2009 se retiró de la docencia. Reconoce que fue una decisión difícil de tomar, pero su madre atravesaba un problema de salud y ella sentía la necesidad de acompañarla. "Lamentablemente mamá falleció los primeros días de 2009, fue un año muy duro, sentí que me encontraba con la nada", confiesa.

La política

Ya lejos de las aulas, fortaleció su participación en la actividad política. "Siempre fui radical, pero en 2007 hubo una intervención que viví con tristeza; la misma que siento hoy cuando veo que la misma gente sigue manejando el partido. Me convocó el espacio de Margarita Stolbizer para trabajar con ella y ni siquiera tuve que renunciar a la UCR porque me habían sacado del padrón", refiere.

Halló en "Generación de un Encuentro Nacional" (GEN), un espacio con el que se identificó y del que participa. "Comencé a militar activamente cuando me retiré de la docencia, porque tengo la convicción de que cuando uno ocupa un cargo directivo no puede mezclar la política con la educación", resalta. 

En 2013 integró la lista de concejales tras competir en una interna en el seno del Frente Progresista Cívico y Social. "Asumí la concejalía con profundo compromiso; ejercí mi función con mucha libertad, escuchando a la gente y siendo muy crítica de mi partido y de las demás fuerzas políticas. Integré distintas comisiones y siempre mantuve discusiones adultas de las cuales surgieron importantes ordenanzas".

Cumplido su mandato, jamás dejó de militar. "Mi hijo Gabriel preside el partido GEN en Pergamino, mi familia y mis amigos me han acompañado mucho y lo siguen haciendo en cada proyecto", señala. Tiene una profunda vocación que la impulsa a intervenir en lo público. Sin embargo, lamenta los egoísmos de la política y el hecho de que algunos referentes olviden que las construcciones deben ser colectivas.

Las gratificaciones de enseñar

Sigue amando la docencia como el primer día, aunque sabe que hoy le costaría mucho entender algunos códigos. "Se habla en lenguaje inclusivo y en verdad se incluye poco. Cambiar una letra por otra no transforma una realidad", opina. Guarda de su paso por la escuela las mayores gratificaciones. "Me siento orgullosa de haber sido la maestra de primer grado de la candidata a diputada, Paula Bustos; también de haber sido docente de chicos que se desarrollaron profesionalmente y cumplieron sus sueños", resalta, aunque se muestra sensible también a otras realidades.

La Familia Camiliana 

En la actualidad preside la Asociación Familia Camiliana que tiene a su cargo el Centro de Día y Hogar San Camilo que funciona en calle Francia 2449. "Es una enorme responsabilidad. Me siento muy agradecida con quienes trabajan porque son el pilar, y con esas almas divinas que nos enseñan a vivir".

Su acercamiento a esta institución se dio de la mano de "Chichi" Pagano y motivada por una tarea que personalmente sentía incompleta: "Yo había cursado el Profesorado en Discapacidad pero nunca llegué a ejercer, tenía algo pendiente y empecé a colaborar con la institución. A fines de 2019, luego de una intervención, se convocó a una asamblea para conformar la nueva comisión directiva que tengo el honor de presidir".

Aclara que la entidad no tiene relación con la Granja San Camilo. "Son espacios que están separados institucionalmente. No tenemos ningún vínculo con la Granja ni con las personas que impulsaron esa personería jurídica", insiste.

Defensora de las instituciones

Motivada a comprometerse con su prójimo, siempre tiene una mirada atenta y siente una particular preocupación por la problemática de las adicciones. "Es un tema que me preocupa y ocupa. Lamento profundamente que en Pergamino haya lugares que no respeten la Ley de Salud Mental", refiere.

"Me preocupa que el Centro Padre Galli haya dejado de funcionar como funcionaba cuando era dirigido por Marcos Carini, un psicólogo especializado en drogadependencia que llevaba adelante la tarea con mucha responsabilidad", remarca recordando el curso de promotores comunitarios y las jornadas de las que tuvo la posibilidad de participar. "Me defino como una defensora de las instituciones", expresa y considera que "hay que involucrarse en la búsqueda de las soluciones".

"También me preocupan los problemas de seguridad y el funcionamiento de la Justicia", agrega.

Riqueza espiritual

En su tiempo libre le gusta tejer al crochet y bordar, actividades que le resultan "una terapia".

Dueña de una profunda fe cristiana, recuerda a su consejero espiritual, el padre Gastón Romanello. "El me sostuvo en la pérdida de mi primer embarazo. Para alguien que está en contra del aborto, esa fue una experiencia muy dolorosa. También estuvo presente cuando falleció mi padre".

Fue catequista en La Merced y Santa Julia y con su esposo brindaban las charlas prematrimoniales en San Vicente. "Realizamos el Cursillo de Cristiandad y actualmente los miércoles me reúno con 'Nené', Amalia, Nora y Elsa, mis hermanas en Cristo, con quienes comparto la lectura del Evangelio en un espacio de mucha espiritualidad y sigilo".

De puertas abiertas

Durante varios años alojaron en su casa a chicos de distintos países que participaban de programas de intercambio a través de Wepp y Rotary Club. "Somos papás del corazón de cada uno de ellos, varios de los cuales nos toman como abuelos adoptivos de sus hijos".

Hace unos años tuvieron la fortuna de poder viajar a conocer esas familias, en un recorrido inolvidable. "Estuvimos en Holanda, Francia, Alemania e Italia y en ese viaje tuve la suerte de encontrarme en Roma con mi maestra de primer grado, Giovanna Petrucci. Uno en la vida no puede sino agradecer", resalta sobre el final de la entrevista. Y con una mirada retrospectiva afirma ser una mujer feliz. Alguien que vive fiel a sus principios sin renunciar jamás a los sueños, muchos de los cuales ya no tienen tanto que ver con sus propios anhelos, sino con el bienestar de los suyos y de ese prójimo por el que trabaja con desvelo.


Otros de esta sección...
BuscaLo Clasificados de Pergamino y su región
Buscar en Archivo
Tapa del día
00:00
15:42
Errores:  0
Pistas:  38

Tu mejor tiempo:
12:07
Registrate o Ingresá para poder guardar tus mejores tiempos.

Nueva Partida
1 2 3 4 5 6 7 8 9
Editorial
Funebres
Perfiles Pergaminenses
Lejos del pago
Farmacias de turno
Lotería

LO MÁS LEÍDO