Por las redes

Cómo las células T “asesinas” podrían impulsar la inmunidad frente a nuevas variantes del Covid-19


 El sistema inmunológico produce un batallón de células T “asesinas”  (SHUTTERSTOCKCOM)

'' El sistema inmunológico produce un batallón de células T “asesinas”. (SHUTTERSTOCK.COM)

En la carrera contra las variantes emergentes del coronavirus, los investigadores buscan pistas más allá de los anticuerpos para obtener una protección duradera contra el Covid. Tienen la esperanza de que estas células puedan destruir a las infectadas. Esto podría significar la diferencia entre una infección leve y una grave que requiere internación.


Las preocupaciones sobre las variantes de coronavirus que podrían ser parcialmente resistentes a las defensas de los anticuerpos han estimulado un renovado interés en otras respuestas inmunes que protegen contra los virus. En particular, los científicos tienen la esperanza de que las células T, un grupo de células inmunitarias que pueden atacar y destruir las células infectadas por virus, puedan proporcionar cierta inmunidad al Covid-19, incluso si los anticuerpos se vuelven menos efectivos para combatir la enfermedad, advierte una nueva investigación publicada en la revista científica Nature.

Los investigadores ahora están separando los datos disponibles, buscando señales de que las células T podrían ayudar a mantener una inmunidad duradera. “Sabemos que los anticuerpos probablemente sean menos efectivos, pero tal vez las células T puedan salvarnos”, dice Daina Graybosch, analista de biotecnología del banco de inversión SVB Leerink en la ciudad de Nueva York. “Tiene sentido biológicamente. No tenemos los datos, pero podemos esperar”.

El desarrollo de la vacuna contra el coronavirus se ha centrado en gran medida en los anticuerpos, y por una buena razón, sostiene el inmunólogo Alessandro Sette del Instituto La Jolla de Inmunología en California: Es que, según explica, los anticuerpos, en particular los que se unen a proteínas virales cruciales y bloquean la infección, pueden ser la clave para la “inmunidad esterilizante”, que no solo reduce la gravedad de una enfermedad sino que previene la infección por completo. Ese nivel de protección se considera “el estándar de oro”, pero generalmente requiere una gran cantidad de anticuerpos, advierte Sette: “Eso es genial si se puede lograr, pero no siempre es necesariamente el caso”.

El rol de las “T”

Junto a los anticuerpos, el sistema inmunológico produce un batallón de células T que pueden atacar a los virus. Algunas de estas, conocidas como células T “asesinas” (o células T CD8 +), buscan y destruyen las células que están infectadas con el virus. Otras, llamadas células T “colaboradoras” (o células T CD4 +) son importantes para diversas funciones inmunitarias, incluida la estimulación de la producción de anticuerpos y células T “asesinas”.

Las células T no previenen la infección porque entran en acción solo después de que un virus se ha infiltrado en el cuerpo. Pero son importantes para eliminar una infección que ya ha comenzado. En el caso de Covid-19, las células T “asesinas” podrían significar la diferencia entre una infección leve y una grave que requiere tratamiento hospitalario, afirma Annika Karlsson, inmunóloga del Instituto Karolinska en Estocolmo. “Si son capaces de matar las células infectadas por el virus antes de que se propaguen desde el tracto respiratorio superior, influirá en la enfermedad”, dice. También podrían reducir la transmisión al restringir la cantidad de virus que circula en una persona infectada, lo que significa que la persona arroja menos partículas de virus a la comunidad.

Resistentes a las variantes

Las células T también podrían ser más resistentes que los anticuerpos a las amenazas planteadas por variantes emergentes. Los estudios de Sette y sus colegas han demostrado que las personas que han sido infectadas con Sars-CoV-2 generalmente generan células T que se dirigen al menos a 15-20 fragmentos diferentes de proteínas del coronavirus. Pero qué fragmentos de proteína se utilizan como objetivos pueden variar mucho de una persona a otra, lo que significa que una población generará una gran variedad de células T que podrían atrapar un virus. “Eso hace que sea muy difícil para el virus mutar para escapar del reconocimiento celular”, opina Sette, “a diferencia de la situación de los anticuerpos”.

Entonces, cuando las pruebas de laboratorio mostraron que la variante 501Y.V2 identificada en Sudáfrica (también llamada B.1.351) es parcialmente resistente a los anticuerpos producidos contra variantes anteriores del coronavirus, los investigadores se preguntaron si las células T podrían ser menos vulnerables a sus mutaciones.

Los primeros resultados sugieren que este podría ser el caso. En una pre impresión publicada el 9 de febrero, los investigadores encontraron que la mayoría de las respuestas de las células T a la vacunación contra el coronavirus o a una infección previa no se dirigen a regiones que estaban mutadas en dos variantes descubiertas recientemente, incluida 501Y.V2. Sette dice que su grupo también tiene evidencia preliminar de que es poco probable que la gran mayoría de las respuestas de las células T se vean afectadas por las mutaciones. (Fuente: infobae.com)


Otros de esta sección...
BuscaLo Clasificados de Pergamino y su región
Buscar en Archivo

CORONAVIRUS EN PERGAMINO

Información actualizada al 17/02/2021 a las 10:05 Hs. (Fuente: Municipio de Pergamino)

Positivos activos -
Recuperados -
Positivos totales -
Sospechosos -
Aislados -
Descartados -
Fallecidos -
Tapa del día
00:00
COMPLETADO

00:00
Errores: 0
Pistas usadas: 0

Nueva Partida
1 2 3 4 5 6 7 8 9
Editorial
Funebres
Perfiles Pergaminenses
Lejos del pago
Farmacias de turno
Lotería

LO MÁS LEÍDO