Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Tendencias

Salmón rosado: ¿un manjar que puede ser peligroso para la salud?

El salmón rosado es uno de los pescados más consumidos y se asocia a beneficios en la salud.  (ISTOCK) El salmón rosado es uno de los pescados más consumidos y se asocia a beneficios en la salud. (ISTOCK)

El pez siempre fue valorado por sus beneficios para la salud. Sin embargo, una reciente investigación Instituto de Tecnología de la Fundación (Uade) reveló que el 66% de los filetes que provienen de Chile contienen antibióticos. Un reconocido especialista de la Universidad Nacional de La Plata cuestionó los resultados.


 

Por sus propiedades es indicado como beneficioso para el corazón. Se lo asocia como un buen aliado para el correcto funcionamiento carviovascular. Sin embargo, el salmón, una de las delicias de mar, puede esconder detrás de su color rosa anaranjado ciertos riesgos para la salud. Al menos, eso es lo que advirtió un reciente estudio.

El Instituto de Tecnología de la Fundación (Uade) realizó un relevo en el que alertó que el 66 por ciento los filetes de salmón rosado importados desde Chile (el segundo productor mundial de este pescado, detrás de Noruega), contienen restos de flumequina y clorhidrato de oxitetraciclina, dos medicamentos que podrían traer diversos problemas para la salud. El análisis abarcó a más de 100 productos de 38 comercios de la Ciudad de Buenos Aires.

Los investigadores detallaron que en el país vecino suelen administrarles a los peces distintos pesticidas y antibióticos para controlar las enfermedades, una práctica que induce a que residuos de medicamentos queden alojados en los pescados que salen a la venta en los comercios nacionales. Aseguraron que los residuos de antibióticos son superiores al límite permitido por el Codex Alimentarius Internacional (Código Alimenticio).

Jorge Errecalde, profesor de farmacología en la Universidad Nacional de La Plata (Unlp), comentó que "las concentraciones residuales de fármacos antimicrobianos en alimentos pueden llegar a generar algún tipo de efecto toxicológico si son consumidos todos los días durante un período de años en concentraciones por encima del Límite Máximo de Residuos (LMR), pero no producir bacterias resistentes -un disparate que se suele mencionar- ni ningún tipo de toxicidad aguda".

Cada principio activo tiene establecido un LMR, indicado para la seguridad del producto que luego llegarán a los negocios. Los fármacos utilizados en animales de producción -los salmones, en este caso-, traen en las indicaciones de la cantidad que debe ser aplicada: "Los organismos reguladores de Chile son muy estrictos con esto. Es un país cuya acuicultura está muy desarrollada", aclaró el especialista, miembro del Comité Mixto FAO/OMS de Expertos en Aditivos Alimentarios (Jecfa).

El experto se ubicó del lado opuesto a la investigación: "Ni el salmón ni ningún otro tipo de pescado de criadero es riesgoso para la salud si fue criado en base a las buenas prácticas. Eso incluye administración de medicamentos siguiendo las indicaciones del elaborador, dosis adecuada, el tiempo de tratamiento y el período de retirada correcto".

Siempre que las concentraciones se ubiquen por debajo del LMR no se debe llamar a la preocupación. "Si están por encima, deberíamos saber cuáles son para determinar su eventual riesgo, que nunca sería la producción de superbacterias ni intoxicaciones agudas, porque, en todos los casos, los residuos de antimicrobianos, luego de un tratamiento en un animal son bajos", agregó Errecalde. (Fuente: INFOBAE.COM.AR)