Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Tendencias

Estas son las reglas para usar el celular y no quedar como un “maleducado”

En los restaurantes y bares los celulares muchas veces son muy usados. (RUMBODIGITAL.COM) En los restaurantes y bares los celulares muchas veces son muy usados. (RUMBODIGITAL.COM)

El uso de la tecnología se instaló en todos los ámbitos. Por eso, algunos espacios han empezado a crear sus propias normas para que su uso sea con educación. Los Smartphone muchas veces son un gran problema que tiene solución.


La tecnología está presente en todos los ámbitos. Vayamos a donde vayamos llevamos nuestro smartphone, y muchas veces estamos tan conectados con él, que nos terminamos desconectando del mundo.

Es por eso que algunos espacios han empezado a crear sus propias reglas para educar a las pequeñas pantallas.

 

Restaurantes

La mayoría se reúne a tomar algo en un bar o en otro lugar, pero en vez de prestarse atención, charlar y disfrutar de ese momento, se distraen mirando sus pantallas, respondiendo mensajes de otras personas o revisando las redes sociales.

“El móvil debería permanecer apagado en restaurantes, reuniones sociales o fiestas. Con la excepción de si se espera una llamada muy urgente, en cuyo caso se debe anunciar antes, poner el aparato en modo vibración y disculparse cuando se atienda. Pero, desgraciadamente, los teléfonos han pasado a ser parte de la vida de las personas y ese afán por estar siempre disponibles –laboral o socialmente– hace que no le demos la atención adecuada a los amigos o familiares con los que hemos quedado para compartir unas horas”, expresa Yolanda Pérez, directora de Casa de Protocolo, en Madrid (España).

Por otra parte está el tema de que muchos le sacan fotos a la comida. Restaurantes de todo el mundo comenzaron a prohibir a los comensales hacer fotografías de los platos, ya que es algo que molesta e interrumpe el desarrollo de una conversación.

 

Reuniones y fiestas

Es verdad que en las fiestas o celebraciones uno no está hablando con alguien en todo momento, pero estar revisando el celular para evitar el contacto humano es una actitud a evitar.

Además, la costumbre de filmar y sacarle fotos a todo, a veces excede algunos límites. “Yo creo que algún día esto va a explotar, porque la gente se siente con la libertad de grabar a los demás hablando, bailando o en diversas actividades, sin pedir permiso ni tener en cuenta la privacidad. Imagino que tarde o temprano se creará una ley que prohíba rodar en lugares públicos, puesto que el sentido común no siempre es una cualidad presumible”, manifestó hace algunos días, Sara Largo, directora de Tu Asesor de Imagen y presidenta de la Asociación Española de Asesores de Imagen y Personal Shoppers (Asedai).

En comidas o reuniones familiares los más pequeños muchas veces se encuentran inmersos en sus pequeñas pantallas, desconectados de lo que ocurre a su alrededor. Para Largo, es un gran problema de educación. “Los padres deberían limitar las horas del móvil y pedir que se apaguen para la cena o para actividades conjuntas. Los niños repiten lo que hacen los mayores y lo más importante es predicar con el ejemplo”, expresa.

 

Trabajo

En el horario laboral debería regir la misma regla que en los colegios: los móviles deberían estar prohibidos. O, tenerlos cerca por si ocurre alguna emergencia, pero mantenerlos en silencio. Pero esto no ocurre. La gran mayoría está con el celular hasta en las reuniones. Según indicó Sara Largo, esto repercute en la productividad del trabajador.

Por otra parte, muchas veces los jefes mandan mensajes a sus subordinados, fuera del horario laboral o durante el fin de semana, para recordarles cosas o darles tareas. Esto es algo a evitar, ya que invade una privacidad.