Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Una mujer nacida en Pergamino y dada en adopción busca sus raíces

Celia Isabel García, “Porota” junto sus familiares de Córdoba. (BRENDA QUINTEROS) Celia Isabel García, “Porota” junto sus familiares de Córdoba. (BRENDA QUINTEROS)

Celia Isabel García, “Porota”, como la llama su familia, tiene en la actualidad 77 años y su esperanza es encontrar algún familiar biológico, hermanos, primos, sobrinos y por qué no a su mamá. Nació en 1940 y es hija biológica de María Angélica García.


Celia Isabel García, nació en Pergamino el 21 de enero de 1940 y a sus tres años fue dada en adopción a una familia de Deán Funes, Córdoba.

“Porota”, como la llama su familia, tiene en la actualidad 77 años y su esperanza es encontrar algún familiar biológico; hermanos, primos, sobrinos y por qué no a su mamá, cuya edad rondaría los 95 años.

En su partida de nacimiento figura que es hija de María Angélica García, quien la inscribió en el Registro Civil de nuestra ciudad, pero por alguna razón tuvo que darla en adopción.

Hace algunos años, las hijas y nietas de “Porota” iniciaron una campaña en las redes sociales para hallar algún familiar de sangre. Al no obtener resultados, se pusieron en contacto con LA OPINION con la esperanza de encontrar lazos parentales u obtener algún dato acerca de sus raíces.  

Berta, una de sus hijas explicó que la madre biológica de su mamá “la anotó como hija propia, pero por algún motivo la dejó en adopción en un hogar. En Deán Funes había una familia que deseaba tener una hija mujer. Ya tenía un varón mayor, de profesión marinero que viajaba por todo el país y se enteró que había un hogar en Pergamino donde se podía adoptar un niño. Acompañó a su madre hasta ese lugar y fue así como adoptaron a mi mamá”.

El resto de su vida transcurrió en Deán Funes. La mamá adoptiva, Clara Amaranto, siempre le insistió en que viajara a Pergamino a buscar sus raíces, explicó Berta. “Si su mamá fue al registro civil y la anotó como hija propia es porque la quiso y habrá tenido que dejarla quien sabe por qué circunstancias de la vida”, explicó la mujer. “Nosotros pensamos que podría ser una chica muy joven, de campo, que por alguna razón tuvo que darla en adopción”, agregó.

La esperanza de “Porota” es encontrar algún hermano, primos o sobrinos y por qué no a su mamá: “Si la mamá se casó y tuvo más hijos, entonces mi madre podría tener hermanos de 60 años o más. De encontrar algún familiar quizá pueda llegar a conocerla a través de alguna foto”, indicó Berta.

En su intento por encontrar sus raíces, “cualquier información podría ser algún aliciente”. Quizá algún conocido de su madre que pueda contarle alguna historia o mostrarle alguna foto”, sin embargo, la mayor esperanza es poder hallar algún familiar biológico directo y reencontrarse con sus orígenes.

Con la esperanza de recibir alguna información Berta dejó a disposición su teléfono (3524-499436) al igual que el de su mamá “Porota” (3521-423922).