Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Tres agencias de remis de Pergamino fueron víctimas del ciberataque mundial

“¡Tus archivos han sido encriptados!”, decía el mensaje que apareció en la mayoría de las computadoras. (LA VANGUARDIA) “¡Tus archivos han sido encriptados!”, decía el mensaje que apareció en la mayoría de las computadoras. (LA VANGUARDIA)

Se trata de las agencias Nivel, Centro y Belgrano. Carlos Ortiz, su propietario, explicó a LA OPINION que los problemas comenzaron el viernes, cuando se produjo el ataque masivo.


Un ciberataque de dimensión nunca antes vista logró el fin de semana bloquear el acceso a los sistemas informáticos de instituciones estatales y empresas de más de 150 países.

Entre las víctimas figuran la empresa española Telefónica, varios hospitales británicos, la compañía de automóviles francesa Renault, la estadounidense de correo privado Fedex y la ferroviaria alemana Deutsche Bahn, así como también el Ministerio del Interior ruso, entre otros. 

Sin embargo, nadie suponía que este ataque mundial tuviera entre tantos damnificados a tres agencias remises en nuestra ciudad, que a causa de este virus, estuvieron fuera de servicio durante 24 horas y actualmente están siendo coordinadas manualmente.

Carlos Ortiz, propietario de las agencias Nivel, Centro y Belgrano explicó a LA OPINION que trabajaban “con un sistema de monitoreo de vehículos para la coordinación de los viajes, la identificación de los clientes y el seguimiento de los móviles”.

Los problemas comenzaron el mismo viernes cuando se produjo el ataque masivo. “El sistema se cayó por primera vez el viernes y lo subimos nuevamente, pero el sábado se volvió a caer. Mientras tanto tuvimos que coordinar manualmente los viajes como se hacía antes, hasta que apareció un cartel en la computadora donde nos informaban que habíamos sido jaqueados y que si queríamos volver a recuperar todo debíamos pagar”, explicó Ortíz.

“Tus archivos han sido encriptados!”, decía el ransomware que apareció en la mayoría de las computadoras afectadas. “No pierdas el tiempo, nadie puede recuperar tus archivos sin nuestro servicio de desencriptación”, decía el mensaje que supuestamente garantiza la devolución de la información a cambio del pago.

Los piratas informáticos piden a las víctimas que paguen 300 dólares (su equivalente en bitcoins) en un plazo de tres días, si no, el precio del rescate se duplica. Sin embargo, expertos y autoridades aconsejan no pagar, pues no es seguro que esto garantice la recuperación de los ficheros.

 

Sin servicio 24 horas

Debido a la caída del sistema el trabajo de las agencias se hizo muy dificultoso de coordinar manualmente. “El sábado a las 21:00 cerramos porque era imposible hacer el trabajo manualmente y volvimos a abrir el domingo a la misma hora. Todavía estamos en veremos, tenemos al técnico trabajando pero los datos ya se perdieron,” dijo el propietario, quien se niega “a pagar porque no tenemos garantías de que no nos vuelva a suceder”.

El empresario se mostró sorprendido por “la situación totalmente atípica” que les tocó. “Uno siempre piensa que ese tipo de cosas les ocurren a los demás, en países de Europa o en Estados Unidos y decimos qué lejos que están, pero esta vez ocurrió en Pergamino” y bromeó: “evidentemente han elegido la empresa más importante de Sudamérica”. 

Ortiz dijo no conocer “alguna otra compañía a la que le haya ocurrido algo similar” y pidió disculpas a los “clientes por haber tenido que cerrar el domingo”. También solicitó “paciencia por el servicio precario que estamos prestando en estos momentos, hasta que se normalice la situación”.

 

Atenuó el ataque

Marcus Hutchins es un estudiante informático inglés de 22 años, responsable de detener el ciberataque WannaCry que el viernes afectó al mundo entero.

El joven encontró un fallo del WannaCry cuando infectó a propósito su propio ordenador con el ransomware. “Pude conseguir una muestra del malware con la ayuda de un buen amigo y compañero investigador. Al ejecutarlo en mi entorno de análisis supe que llamaba a un dominio no registrado que finalizaba en ‘gwea.com’”, detalla. Sin perder tiempo, Marcus verificó que el dominio estaba libre, lo compró por 10,69 dólares y redirigió el tráfico a un servidor de Los Ángeles.

Con este apaño no se elimina por completo el virus, pero sí se consiguió frenarlo y desviarlo.