Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Más detalles del final feliz de las jóvenes mochileras pergaminenses

Eugenia Leit y Josefina Carricat, de 18 y de 19 años, aparecieron este viernes sanas y salvas. (INSTAGRAM) Eugenia Leit y Josefina Carricat, de 18 y de 19 años, aparecieron este viernes sanas y salvas. (INSTAGRAM)

Eugenia Leit y Josefina Carricart aparecieron este viernes cerca de las 18:30 en el cruce fronterizo entre La Quiaca y Villazón. Las familias sólo pudieron hablar unos minutos las chicas, quienes manifestaron que al llegar a Coroico -al norte del vecino país- se quedaron sin señal en sus teléfonos y fue imposible comunicarse.


Las pergaminenses Eugenia Leit y Josefina Carricat, de 18 y de 19 años, eran intensamente buscadas desde el 2 de este mes -aunque en las últimas horas la búsqueda se hizo pública en las redes sociales-, día en el que se habían comunicado por última vez con sus familiares cuando avisaron que se encontraban en un hostel de la ciudad de Sucre en Bolivia.

Las familias de las dos jóvenes mochileras vivieron varios días de angustia, sin embargo minutos después de las 18:30 de este viernes se conoció la noticia que ambas estaban en el cruce fronterizo entre La Quiaca y Villazón, sin problemas de salud y luego de finalizar los trámites migratorios regresaron a nuestro país como tenían previsto.

Cabe recordar que un testigo había dicho que las había visto el pasado jueves en la terminal de ómnibus de La Paz. Y el dato era correcto: las chicas tomaron un micro que las dejó el viernes por la tarde en la zona de frontera, desde donde se comunicaron con sus familiares.

En las últimas horas de este viernes los padres de las jóvenes analizaban la posibilidad de irlas a buscar vía terrestre.

Siete días

La historia de estas jóvenes mochileras comenzó el 27 de diciembre cuando salieron para Córdoba, después se fueron para el Norte, a Salta y Jujuy, y el 14 de enero cruzaron a Bolivia por La Quiaca.

Amigas desde la infancia, ambas estudiantes universitarias (Leit vive en La Plata y Carricart en Rosario), habían organizado las vacaciones con el objetivo de conocer y recorrer diferentes lugares. 

Según contaron a este medio familiares cercanos a las chicas, ellas se comunicaban permanentemente y  desde el viernes 2 de este mes desde las 20:30 no tenían conexión con sus padres y amigos.

Luego de varios días, en la mañana del pasado jueves los padres denunciaron el hecho en la Unidad Función de Instrucción y Juicio Nº 7 de Pergamino, a cargo de Alejandra Ghiotti, desde donde se hizo un pedido de paradero a través de la DDI provincial de La Plata.

Los familiares se pusieron asimismo en contacto con la Cancillería, que por medio de la Subsecretaría de América Latina y el Caribe del Ministerio de Relaciones Exteriores, activaron la búsqueda en Bolivia. La cónsul de Cochabamba, Florencia Ralli, se puso al frente de las tareas y luego de varias horas las pergaminenses aparecieron sanas y salvas en el cruce fronterizo entre La Quiaca y Villazón, donde realizaron los trámites de rigor y luego ingresaron a nuestro país cerca de las 23:00 de este viernes.

Aunque se especularon con varios escenarios y hasta se dijo que habían extraviado sus teléfonos celulares y que estaban perdidas, la familia indicó que sólo pudieron hablar algunos minutos con Eugenia y Josefina y ellas manifestaron que al llegar a Coroico -al norte del vecino país- se quedaron sin señal en sus teléfonos y fue imposible comunicarse. La sorpresa mayor para las jóvenes fue cuando en la frontera fuerzas policiales bolivianas las interrogaron para confirmar su identidad y recién en ese momento tuvieron conocimiento de todo lo que habían hecho familiares y amigos desde Argentina para poder encontrarlas.

Agradecimiento

“Con la felicidad de saber que las chicas están bien, sólo eso, quiero agradecer a los amigos de toda la vida de acá y de Bolivia, a los nuevos amigos, toda la gente que se movió, a la cancillería, a la fiscalía, a la policía, a la embajada y al consulado de Bolivia, a los periodistas, a la familia. A todos gracias de corazón por hacernos el aguante en esto. Ahora sí voy a llorar un rato”, escribió en su muro de Facebook Florencia Leit, tía de Eugenia.