Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Celebran misas en honor a la Beata Crescencia Pérez

Las misas se celebran en la Capilla en que descansa el cuerpo de la beata. (ARCHIVO LA OPINION) Las misas se celebran en la Capilla en que descansa el cuerpo de la beata. (ARCHIVO LA OPINION)

Habrá cuatro celebraciones en la Capilla del Colegio Nuestra Señora del Huerto: a las 8:00, 10:00, 16:00 y 18:00.


Este jueves, como cada 20 de mes, en la Capilla del Colegio Nuestra Señora del Huerto se celebran varias misas en honor a la Beata María Crescencia Pérez. Allí los fieles agradecerán a la beata por las gracias concedidas y pedirán por la pronta canonización de “Sor dulzura”.

Las dos primeras misas tendrán lugar a las 8:00 y a las 10:00, una de las cuales estará destinada a los jóvenes que cursan la Escuela Secundaria.

Por otra parte, a las 16:00 habrá una nueva misa, en la que estarán presentes los niños de la Primaria.

La última celebración de la Eucaristía será celebrada, a las 18:00.

Las misas estarán presididas por los sacerdotes Carlos Miri y Nicolás Albornoz.

 

Su historia

María Angélica Pérez nació en San Martín, provincia de Buenos Aires, un 17 de agosto de 1897. En 1905 su familia se mudó a Pergamino y dos años después, junto a una de sus hermanas, ingresó al “Hogar de Jesús”. 

En esta institución educativa, a cargo de la Congregación de las Hermanas del Huerto, permaneció pupila hasta fines de 1915. Ingresó al noviciado, en la Casa Provincial de las Hermanas del Huerto, en el barrio de Villa Devoto. 

La Hermana Crescencia, luego de hacer su primera Profesión Religiosa en 1918, fue enviada al Colegio del Huerto en la ciudad de Buenos Aires. En 1924 viajó a Mar del Plata, al Sanatorio Marítimo, donde fue responsable del cuidado y educación de las niñas con tuberculosis.

En Mar del Plata permaneció hasta 1928, cuando a causa de este frágil estado de salud sus superiores decidieron enviarla a Vallenar (al norte de Chile). Allí el 20 de mayo de 1932 María Crescencia falleció serenamente.