Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pais

Sin freno, el dólar llegó a 20,35 pesos y crece la presión sobre los precios

El billete norteamericano alcanzó un nuevo récord al cerrar en 20,35 pesos. (INTERNET) El billete norteamericano alcanzó un nuevo récord al cerrar en 20,35 pesos. (INTERNET)

 

El dólar sumó ayer 14 centavos y alcanzó un nuevo récord en una jornada en la que llegó a cotizar a 20,50 pesos, pero los bancos oficiales salieron a ofrecer billetes y lograron ponerle un tope a la escalada que preocupa por su efecto inflacionario.


BUENOS AIRES, (NA) - En el arranque de las operaciones y en una jornada condicionada por el paro de los trabajadores bancarios, el billete norteamericano tocó un máximo de 20,50 pesos, para luego empezar a recorrer un camino descendente.

En esa disparada registrada al inicio de las operaciones, algunos bancos privados llegaron a vender el billete a valores de entre 20,60 y 20,65 pesos, mientras que al cierre los precios más altos fueron de entre 20,40 y 20,45 pesos.

El economista Daniel Artana atribuyó a la incertidumbre internacional que viven los mercados financieros la escalada del billete.

“Si me preguntan ‘no hay riesgo de que esto termine en una crisis cambiaria’ yo diría que no, ya que el Banco Central tiene suficientes reservas para frenar una embestida”, remarcó.

El economista de Fiel dijo que la tendencia alcista obedece a que “hubo un cambio en la situación internacional”, con pronunciadas bajas en los mercados bursátiles.

“Estuvimos con tasas de interés muy bajas y ahora empezó a subir la tasa norteamericana. Nosotros dependemos mucho del financiamiento del exterior y ese nerviosismo impactó en un alza del Riesgo País”, admitió.

Analistas y calificadores vienen advirtiendo sobre las vulnerabilidades de la economía argentina, debido al elevado aumento del endeudamiento combinado con una fuerte salida de dólares y un enorme rojo en la balanza comercial del país.

Además del frente externo, la liquidación de divisas sigue bajando y en los últimos días se acentuó a raíz de un conflicto con camioneros.

Operadores locales indicaron que durante la jornada bancos oficiales salieron rápidamente a vender divisas para evitar una disparada mayor en el tipo de cambio y tratar de enfriar las expectativas inflacionarias.

Si bien la suba del billete favorece a sectores exportadores, genera mayor presión sobre los precios y pone en riesgo la idea del Gobierno de fijar una pauta salarial del 15%.

Incluso, el actual valor del billete supera ampliamente los 19,30 pesos que el Gobierno estableció en el Presupuesto para este año.

La suba en el mercado minorista -donde hubo poca actividad por el paro- se dio en línea con lo ocurrido en la plaza mayorista, donde la divisa se disparó casi 30 centavos y marcó un nuevo máximo histórico de 20 pesos, alcanzando la tercera suba consecutiva.

A lo largo de esta semana, el billete minorista acumuló una suba de 54 centavos y en la plaza mayorista, sumó 48 centavos.

El monto operado en el mercado de cambios registró un crecimiento de 10% y llegó a 874 millones de dólares y en el Rofex se operaron 710 millones de pesos.

La mitad del volumen operado en esa plaza de futuros se destinó al vencimiento de febrero, que cotizó a 20,35 pesos mientras que para junio se pactó a 21,78 pesos.

 

Economistas

El aumento de la cotización del dólar impacta en productos dolarizados pero no implica un riesgo de crisis cambiaria debido a las altas reservas del Banco Central (Bcra), coincidieron ayer diversos economistas.

“En el consumo masivo no se ve un traslado directo a precios porque actualmente el sector minorista no atraviesa el mejor momento para subir los valores de los productos”, dijo el analista de consumo Damián di Pace, de la consultora Focus Market.

Explicó que la suba del dólar impacta en bienes durables como automotores o motos que tienen un 70% de composición importado, como también en el caso de los electrodomésticos.

Recordó Di Pace que los inmuebles, también valuados en dólares y que el año anterior aumentaron 10% en promedio, también verán incrementado su valor ante un avance de la valuación de la divisa.

Señaló además que productos como la leche o las bebidas colas también tienen un impacto directo en el precio, y mencionó como ejemplo que el sachet de leche está elaborado con pet, que es un insumo dolarizado derivado del petróleo de incidencia directa en la suba de los precios.

En tanto, el economista Fausto Spotorno dijo a radio Continental que el impacto del dólar “algún efecto va a tener” en la economía real.

“Ya lo estamos viendo en las naftas y combustibles que son precios dolarizados. Eso hace subir los costos de distribución de algunos alimentos en distintos grados como la leche que es de transporte diario, con costo de distribución alto”, detalló. 

Dijo que la suba de la divisa estadounidense “algún efecto va a tener sobre los precios pero no se tienen que mover tanto. Algunos productos importados se verán impactados directamente y otros locales no”, señaló.

Por su parte el economista Víctor Beker, director del Centro de Estudios de Nueva Economía (Cene), dijo que “el dólar no tiene un recorrido alcista demasiado pronunciado” y que “a mediados de marzo vamos a tener los dólares de la cosecha, lo que limitará las posibilidades del alza de la cotización”. 

En su opinión el “atraso cambiario”, que el Cene, de la Universidad de Belgrano, ubicó en 23,8% respecto de diciembre de  2015, “se va a mantener, si no se agrava”. 

Agregó que “en Argentina tenemos una larga experiencia en la carrera de dólar y precio” y por ello consideró que lo necesario es “bajar la inflación” aunque “el Gobierno carece de los instrumentos que son necesarios para frenar la inflación. 

 

“Mientras sigan los ajustes de tarifas es imposible enfrentar la inflación”, aseguró.