Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Mundo

Macron nombró primer ministro al conservador moderado Edouard Philippe

Macron y Merkel conversaron sobre posibles cambios en la UE. (NA) Macron y Merkel conversaron sobre posibles cambios en la UE. (NA)

 

Poco después viajó a Berlín para abordar otra de sus grandes prioridades: la UE con la canciller Angela Merkel. El presidente de Francia pidió una “reforma histórica” de Europa, ante el aumento de los movimientos antisistema y el riesgo de desintegración. 


Paris, (AFP-NA) - El nuevo presidente francés, Emmanuel Macron, nombró ayer primer ministro al diputado conservador moderado Edouard Philippe, antes de viajar a Berlín, donde coincidió con la canciller Angela Merkel, en la disposición de ambos países a reformar los tratados europeos.

En su primer desplazamiento internacional, Emmanuel Macron pidió una “reforma histórica” de Europa, especialmente al aumento de los movimientos antisistema y antieuropeos y al riesgo de desintegración.

Tras su reunión con Angela Merkel, ambos mandatarios dijeron estar dispuestos a cambiar los tratados para reformar la Unión Europea (UE) si fuera necesario.

Antes de viajar Macrón había anunciado la nominación de Edouard Philippe, de 46 años, como nuevo primer ministro.

“Soy un hombre de derecha”, reivindicó Philippe durante el traspaso de poderes en Matignon, sede de la jefatura de gobierno.

Con la elección de un jefe de gobierno ajeno al partido del presidente, Macron intenta atraer a la derecha para obtener una mayoría parlamentaria en las elecciones legislativas de junio e impulsar las reformas liberales y sociales que prometió. La composición del nuevo gobierno francés, que será anunciada hoy, supondrá un nuevo test de la recomposición política prometida por Macron, elegido con un proyecto “ni de derecha ni de izquierda” al término de una campaña que sacó a la luz profundas fracturas en el país.

En su primer discurso oficial el más joven presidente de la historia de Francia -39 años- prometió el domingo “unir y reconciliar” a los franceses. Horas después deseó “que la globalización y la apertura de nuestro país beneficie a todos”. Poco después del anuncio, Macron fue a Berlín, en su primer viaje al extranjero, para abordar otra de sus grandes prioridades: la Unión Europea (UE) con la canciller Angela Merkel.

 

Tras su encuentro, Macron expresó sus deseos de hacer una “reforma histórica” de Europa, y ambos mandatarios se mostraron dispuestos a cambiar los tratados para reformar la UE, en crisis ante el ascenso de los partidos antieuropeístas.