Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Mundo

Unos 750.000 manifestantes pidieron la liberación de los independentistas en Barcelona

La protesta incluyó la lectura de mensajes de todos los líderes independentistas encarcelados. (NA) La protesta incluyó la lectura de mensajes de todos los líderes independentistas encarcelados. (NA)

 

El acto fue convocado por las organizaciones Omnium y Asamblea Nacional Catalana, cuyos líderes, Jordi Cuixart y Jordi Sánchez, están también en la cárcel. En la marcha se emitió un mensaje del presidente catalán destituido Carles Puigdemont, actualmente en Bruselas.


BARCELONA, (AFP-NA) - Por Por Alfons Luna y Daniel Bosque. Unas 750.000 personas reclamaron ayer en Barcelona la libertad de los líderes independentistas catalanes encarcelados en una demostración de fuerza de un movimiento que se reorganiza tras el fracaso de la proclamación de secesión.

En la manifestación se emitió un mensaje del presidente catalán destituido Carles Puigdemont, actualmente en Bruselas, animando a alzar la voz. “Nos hemos de volver a hacer escuchar, que todo el mundo escuche”, pidió.

Diez líderes independentistas están en prisión preventiva como sospechosos de sedición y rebelión, ocho de ellos miembros del gobierno catalán que encabezaba este experiodista de 54 años al que acompañan en Bélgica otros cuatro consejeros, reclamados todos para declarar por los mismos hechos.

La manifestación empezó a las 17:00 (16:00 GMT) bajo el lema “libertad presos políticos” y estaba encabezada por familiares de los líderes independentistas en prisión.

La protesta estuvo dominada por los gritos “¡libertad, libertad!”, incluyó la lectura de mensajes de todos los líderes encarcelados y concluyó con el himno catalán, “Los segadores”.

Inicialmente estaba previsto que discurriera a lo largo de cuatro calles, pero acabó recorriendo 16 calles, más de 3 kilómetros, desbordando las previsiones. La manifestación se adelantó de hoy a ayer, para que tuviera ecos de las grandes manifestaciones del 11 de septiembre, la fiesta nacional de Cataluña.

El acto fue convocado por las organizaciones Omnium y Asamblea Nacional Catalana, cuyos líderes, Jordi Cuixart y Jordi Sánchez, están también en la cárcel.

A la marcha asistió la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que defiende un referéndum para la región pero se mostró muy crítica con la estrategia unilateral de los independentistas.

“Queremos que los presos salgan pero también queremos que un gobierno irresponsable (el catalán) que ha llevado el país al desastre dé la cara”, afirmó ayer en un mitin de su partido.

“Se tensionó el país, se lo llevó a una declaración unilateral de independencia que no quería la mayoría del país engañando a la población por intereses partidistas”, añadió.

 

Quien no acudió a la manifestación por consejo de su abogado fue la presidenta del parlamento catalán, Carme Forcadell, una independentista de peso que fue puesta en libertad bajo fianza esta semana tras comprometerse a acatar la ley si se mantiene en política, tras años abogando por desafiarla.