Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Mundo

Tras un homenaje en Pearl Harbor, Donald Trump siguió viaje a Asia

Donald y Melania Trump a su llegada a Hawai donde rindieron homenaje a los caídos en Pearl Harbor. (S3.AMAZONAWS.COM) Donald y Melania Trump a su llegada a Hawai donde rindieron homenaje a los caídos en Pearl Harbor. (S3.AMAZONAWS.COM)

 

El mandatario y su esposa, Melania, lanzaron pétalos de flores en las aguas del USS Arizona Memorial, que recuerda a los cientos de militares estadounidenses muertos en el ataque sorpresa a la base de Pearl Harbor por parte de Japón en 1941, que desencadenó la entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial. Luego partió hacia Tokio.


HONOLULU, Estados Unidos, (AFP-NA) - Por Jim Watson. Tras una escala en Hawai, donde rindió un homenaje en el memorial de Pearl Harbor, el presidente estadounidense, Donald Trump, continuó viaje a Asia ayer para cumplir una visita marcada por la amenaza nuclear de Corea del Norte.

El mandatario y su esposa, Melania, lanzaron pétalos de flores en las aguas del USS Arizona Memorial, que recuerda a los cientos de militares estadounidenses muertos en el ataque sorpresa por parte de Japón en 1941, que desencadenó la entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial.

El matrimonio Trump también participó en una ceremonia en la que se depositó una corona de flores ante el monumento con los nombres de las víctimas del ataque japonés.

Antes de esta visita, de unos 20 minutos, Trump se había reunido con los jefes del Comando Pacífico de Estados Unidos para tratar los problemas de seguridad en la región.

En un breve comentario ante la prensa, Trump se mostró entusiasta sobre su “muy especial” visita a Pearl Harbor. Reconoció que se trata de un lugar “sobre el que he leído, hablado y estudiado, pero en el que nunca he estado”.

“¡Recuerden #PearlHarbor. Recuerden el @USSArizona!”, tuiteó posteriormente.

 

Gira asiática

Tras su escala en Hawai, el avión presidencial Air Force One despegó de Honolulú poco antes de las 07:30 de la mañana (17:30 GMT) con destino a Tokio, donde iniciará una visita de dos semanas que incluirá a Japón, Corea del Sur, China, Vietnam y Filipinas.

Esta es la primera gira del presidente estadounidense a la región desde que fue elegido hace un año y se espera que Corea del Norte esté en el centro de todas las conversaciones.

En su agenda figuran varias cumbres regionales clave, pero también encuentros bilaterales, entre ellos uno con su homólogo chino, Xi Jinping, y otro con el controvertido presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte.

La Casa Blanca ha puesto énfasis en la duración de la gira asiática -la más larga de un presidente estadounidense desde la de George Bush en 1991- como prueba del compromiso de Trump con la región.

Sin embargo, las dudas sobre este punto no son pocas, sobre todo en el terreno económico, después de la decisión de Trump -a los tres días de asumir el poder- de abandonar el Tratado de Libre Comercio Trans-Pacífico, que disgustó a varios de sus firmantes, Japón en particular.

Trump se reunirá el domingo con su “amigo” el primer ministro japonés Shinzo Abe para una partida de golf -en febrero ya habían jugado en Florida- y luego mantendrán varias reuniones en las que pondrán de relieve la fortaleza de la alianza entre Estados Unidos y Japón.

A diferencia de muchos de sus antecesores, en Corea del Sur Trump no visitará la zona desmilitarizada que divide a la península coreana, pero tiene previsto pronunciar un discurso que será atentamente escuchado ante la Asamblea Nacional.

Seúl espera que la visita de Trump, que se inicia el martes, sirva para reafirmar la alianza con Washington en momentos en que Corea del Norte lleva adelante un programa nuclear y de misiles balísticos en abierto desafío a la comunidad internacional.

 

Contra Corea del Norte 

Trump ha amenazado con arrasar Corea del Norte si el régimen de Kim Jong-Un amenaza con un ataque, se ha opuesto a los contactos directos con Pyongyang propuestos por sus asesores y ha enviado una serie de mensajes crípticos, como “¡haremos lo que haya que hacer”.

En la gira, Trump llamará a todos los países a “hacer más” para aislar a Corea del Norte, cuyo programa nuclear es “una amenaza para el mundo entero”, indicó el jueves la Casa Blanca.

Uno de los objetivos centrales de la gira es “fortalecer la decisión internacional para la desnuclearización de Corea del Norte”, destacó el general HR McMaster, asesor de Trump en materia de seguridad nacional.

Desde Seúl el presidente Trump viajará a Pekín el miércoles, donde se reunirá con Xi Jinping, que acaba de obtener un segundo mandato y consolidarse como el hombre fuerte del país más poblado del mundo.

El viernes Trump participará en Vietnam de la cumbre de la Apec y pronunciará un discurso sobre “una región India-Pacífico libre y abierta”, que es esperado con ansiedad por los empresarios.

En el cierre de su gira en Manila el 12 y 13 de este mes, Trump participará en la cumbre de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático y se reunirá luego con Duterte, cuya sangrienta cruzada contra los narcotraficantes ha suscitado amplias condenas en el mundo.

 

“Dejen de soñar despiertos”

Corea del Norte excluyó ayer cualquier posibilidad de negociación y amenazó con desarrollar su arsenal nuclear, en una nueva advertencia para el presidente Donald Trump.

El mandatario estadounidense tomó un vuelo el viernes con dirección a Asia, para la primera visita de su presidencia por la región, en un momento en que los misiles y el programa nuclear norcoreano generan gran preocupación.

Estados Unidos debe olvidar “la absurda idea” de que Pyongyang cederá ante las sanciones internacionales y abandonará las armas nucleares, advirtió la agencia oficial norcoreana Kcna, asegurando que el país ha llegado a “la última etapa de la disuasión nuclear”.

“Mejor dejar de soñar con hablar con nosotros sobre desnuclearización”, dijo la agencia en un comentario titulado “Dejen de soñar despiertos”.

“Nuestra preciada espada nuclear de autodefensa será cada vez más afilada mientras la política hostil de Estados Unidos contra la Rpdc (República Popular Democrática de Corea, norte) no sea abolida de una vez por todas”, añadió la agencia oficial.

La Casa Blanca indicó que Trump hablaría ante la Asamblea Nacional en Seúl sobre una “determinación común frente a las amenazas compartidas”.

En Corea del Sur hay preocupación por que la visita del presidente estadounidense agrave la situación si Donald Trump no limita su dura retórica contra Pyongyang.

Trump y el líder norcoreano, Kim Jong-Un, han intercambiado insultos y amenazas en los últimos meses.

 

“Debido a su tendencia a distanciarse del discurso, muchos coreanos temen que (Trump) se deje llevar” en sus declaraciones, señaló a la prensa el profesor Yang Moo-Jin, de la Universidad para Estudios Norcoreanos.