Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Mundo

Corea del Sur celebra el diálogo con Pyongyang pero insiste en desnuclearizar la región

Donald Trump y Kim Jong-il  buscan la paz. (AFP) Donald Trump y Kim Jong-il buscan la paz. (AFP)

 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, expresó en las últimas horas su disposición a entablar una conversación con el líder norcoreano (Moon Jae-in), aunque aclaró que hay que esperar “el momento apropiado”. 


SEUL (TÉLAM). El presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, se mostró dispuesto a sostener un diálogo cara a cara con el líder norcoreano Kim Jong-un, aunque advirtió que su país continuará trabajando para desnuclearizar la región y descartó, por el momento, levantar las sanciones.

Más tarde, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, también expresó su disposición a entablar una conversación con el líder norcoreano, aunque aclaró que hay que esperar “el momento apropiado”.

“El presidente Trump expresó su disposición a sostener conversaciones entre Estados Unidos y Corea del Norte en el momento apropiado, bajo las circunstancias adecuadas”, según un comunicado difundido por el mandatario tras hablar por teléfono con Moon.

Asimismo, ambos líderes subrayaron “la importancia de continuar con la campaña de máxima presión contra Corea del Norte”.

Por su parte, el mandatario surcoreano aseguró, en su primer discurso del año, que buscará la desnuclearización de la vecina Corea del Norte.

“La desnuclearización de la península coreana es el camino y la meta para la paz; la desnuclearización declarada conjuntamente por las dos Coreas, esa es una postura básica a la que nunca podemos renunciar”, dijo Moon.

El discurso, que fue difundido por la agencia surcoreana de noticias Yonhap, coincide con el inicio del diálogo y con la reconexión de las comunicaciones militares entre ambos países, cuyos mandatarios llevan más de una década sin reunirse.

La última cumbre se celebró en 2007 entre Kim Jong-il, padre del actual mandatario norcoreano, y su por entonces colega del Sur, Roh Moo-hyun.

Durante una conferencia de prensa televisada, el presidente surcoreano fue consultado sobre la posibilidad de concretar una reunión con el líder del país comunista, algo que no descartó, aunque la condicionó al avance de las negociaciones.

“Me mantengo abierto a cualquier reunión, incluida una cumbre”, respondió ante la consulta y señaló que presionaría para continuar las conversaciones y la cooperación después de la histórica reunión que funcionarios de las dos Coreas realizaron el pasado martes.

“Para tener una cumbre, se deben establecer algunas condiciones”, dijo Moon, y opinó que las relaciones intercoreanas no se pueden mejorar sin un avance en el tema nuclear, sino que antes “se debe garantizar un cierto nivel de éxito”.

La posición respecto de la desnuclearización es uno de los puntos candentes que tiene por delante el diálogo bilateral, y que incomodó en el encuentro en Panmunjom a la representación norcoreana, que aseguró que su programa atómico solo tiene como objetivo a Estados Unidos y que para el país es irrenunciable, informó la agencia de noticias EFE.

Moon Jae-in consideró fructíferas las gestiones diplomáticas iniciadas ayer en la zona fronteriza, en las que además de retomar el contacto militar se acordó la participación norcoreana en los Juegos Olímpicos de Invierno que se celebrarán en febrero en el condado surcoreano de PyeongChang.

Más allá de esas consideraciones, el mandatario surcoreano reivindicó la política de sanciones impulsadas por Washington contra Pyongyang por los ensayos nucleares y misilísticos.

En este sentido, anticipó que Corea del Sur no tiene intención de aliviar las sanciones impuestas por la comunidad internacional. 

“Ahora comenzó el diálogo con Corea del Norte, pero dado que el problema nuclear no se ha resuelto, Corea del Sur seguirá ejerciendo presión y manteniendo las sanciones de la comunidad internacional”, dijo.