Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Editorial

Macri en un “retiro espiritual” ¿a cara de perro?

Cuando el Gobierno ganó las elecciones de medio tiempo en octubre último, el respaldo de la ciudadanía se sintió fuerte en la Casa Rosada, tanto que se decía en aquellos meses del año pasado que ahí comenzaría realmente la gestión de Mauricio Macri. 

Sin embargo en paralelo al despliegue de medidas tomadas por el presidente siguiendo con el sinceramiento de la economía, algunas claramente impopulares como el recorte a fondos de los jubilados y pensionados, los ministros se dedicaron a licuar el triunfo, dilapidando el importante apoyo obtenido, generando escándalos públicos en algunos casos, con fuertes internas interpares en otros. Lo que dio como resultado una imagen presidencial a la baja de casi quince puntos y el Gobierno por primera vez tuvo mayor imagen negativa que positiva.  

Al fin, un Macri enojado con los propios más que con los extraños, busca retomar la agenda política, recomponer el equipo de trabajo y a aquellos que le traen “más problemas que soluciones” como dicen sus íntimos que repite, tendrán que dar un paso al costado. 

Con este enojo, el Gabinete comenzó a preparar el llamado “retiro espiritual” del presidente y sus ministros para el jueves y viernes próximos en la residencia oficial de Chapadmalal. Oficialmente el encuentro tendrá como objetivo central relanzar el Gobierno, ya con miras a la pelea por la reelección en 2019, tras un comienzo de año tan complicado.

En la práctica, lo primero a dirimir son las fuertes peleas internas que se generan en el gabinete económico y las que dejaron la eliminación de 994 cargos jerárquicos en lo que fue el achicamiento de la política que el mismo Macri había incrementado al asumir. Y para completar la firma del decreto antinepotismo que llevó a la purga de 12 familiares de ministros. 

Del encuentro se espera, en principio, que haya luego nuevos proyectos o anuncios, pero sí se proyectará el trabajo de este año, para mejorar la gestión, recuperar la agenda política y fortalecer al Gobierno para la campaña de reelección en 2019. Lo que no se dice es que más de uno padecerá algún destrato presidencial.

Macri sabe que los errores políticos debilitan al Gobierno en un momento en que enfrenta una dura pelea con Hugo Moyano y el sindicalismo más rebelde. Los aumentos de precios estos primeros meses harán más difícil el día a día de los ciudadanos, lo que trae aparejado obviamente un humor social más volátil.

También trascendió que Macri haría un pedido expreso a sus ministros de no caer en errores evitables como los que desgastaron al Gobierno. Entre los factores que desgastaron al Gobierno están la reforma previsional sancionada en diciembre último; el megadecreto de desburocratización del Estado, que la oposición rechazaría en el Congreso. Estas fueron decisiones del Gobierno y es lógico que se asuman los costos políticos que conllevan, porque no son resoluciones simpáticas a la ciudadanía. 

Pero atrás de la problemática inevitable nacida de las decisiones del presidente, sobrevino el escándalo de Jorge Triaca con su empleada doméstica y los empleados incorporados al sindicato del Somu como botín de familiares y amigos. El escándalo de Luis Etchevere, el ministro de Agricultura a quien se le abrió, finalmente, una causa judicial, que lleva el juez Marcelo Martínez de Giorgi, después de la denuncia de Leonardo Martínez Herrero, en la que acusó al ministro del delito de acción pública en que “habría incurrido tras recibir un bono por la suma de 500.000 pesos abonado por la Sociedad Rural Argentina, entidad que presidía al momento de su designación en dicha cartera ministerial”. En fin que ante la presión de la Oficina Anticorrupción, el funcionario terminó devolviendo el dinero, pero el escándalo que envuelve al Gobierno y la Sociedad Rural ya estaba desatado.  

También terminó con un efecto no deseado la idea de la ministra Patricia Bulrich de pedirle al presidente que reciba al policía Chocobar, que mató al ladrón que apuñaló a un turista en La Boca, el que vivió por milagro. La Justicia cuestionó al policía, lo procesó y embargó por 400 mil pesos y la opinión pública en líneas generales se volcó claramente a favor de Macri. Sin embargo pasado los primeros días de aceptación, la señal TN da a conocer un video donde se ve a Chocobar disparando por la espalda a un ladrón que huía, refutando la versión que diera sobre un supuesto enfrentamiento y que fue la base del procesamiento. El video tenía un mes y medio en el expediente y por esa razón se cuestionó que la ministra no se lo informara al presidente antes de recibir al policía, tras lo cual le llovieron las críticas en los medios.

Macri quiere revertir el efecto negativo que todas estas cuestiones le han generado y está preocupado porque tampoco la economía reacciona como esperaba, las inversiones no llegan, la inflación no cede y la inseguridad genera malas noticias. Por eso a la par de poner exigencias mayores al Gabinete, una de las grandes apuestas será la obra pública con el programa de participación público-privada, para rutas, aeropuertos y viviendas. 

Los grandes temas de los que se hablará en Chapadmalal, serán entre otros, la pelea sin retorno con el jefe del Sindicato de Camioneros, Hugo Moyano y la resolución de las negociaciones paritarias salariales entre empresas y sindicatos con aumentos cercanos al 15 por ciento para que no se descontrole la inflación. Además se repasarán la conflictividad social, el acto de Moyano el 21 en Plaza de Mayo, las medidas de fuerza, las marchas y los piquetes en febrero y marzo; la discusión fragmentada en distintos proyectos de ley de reforma laboral; las leyes de mercados de capitales y las de transparencia política, como la del financiamiento de partidos políticos y campañas y la reforma electoral.

Pero el telón de fondo es alinear al Gabinete y decirles a los ministros, mirándolos a la cara, que el que genere errores en lugar de ofrecer eficiencia se tendrá que ir.