Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Economía y Agro

Productores de cerveza y vino rechazan la iniciativa de elevar los impuestos internos

Alfredo Cornejo consideró ayer que es “inadmisible” aplicar un impuesto interno al vino. (DIARIOUNO.COM.AR) Alfredo Cornejo consideró ayer que es “inadmisible” aplicar un impuesto interno al vino. (DIARIOUNO.COM.AR)

El titular de la Cámara Cervecera alertó que “pone en riesgo el plan de inversiones que la industria anunció para el período 2016-2020, por 1.800 millones de dólares”. El gobernador mendocino consideró que es “inadmisible” aplicar dicho gravamen.


Productores de cerveza y pequeños comerciantes criticaron ayer el proyecto de reforma tributaria del Gobierno que pretende elevar el impuesto interno a la cerveza, mientras advirtieron que impactará en el consumo y pone en peligro el plan de inversiones.

El director de la Cámara de la Industria Cervecera, Alejandro Berlingeri, sostuvo que el sector “no va a poder absorber el aumento del impuesto interno que va del 8% al 17% nominal”.

De ese modo, argumentó que “al no poder absorberlo, lo va a trasladar a precios”, hecho que luego impactará en la pérdida de “nueve mil puestos” de trabajo.

Estimó que el incremento se ubicará en un seis por ciento, mientras vaticinó una baja del nueve en las ventas.

Además, alertó que “pone en riesgo el plan de inversiones que la industria anunció para el período comprendido entre 2016 y 2020, por 1.800 millones de dólares”.

Al cuestionar la iniciativa oficial, puntualizó que “si el objetivo era la salud, se debe recordar que la cerveza es la bebida con menos graduación alcohólica”.

El sector de la cervecería artesanal también aseguró que tiene “descontento” por el proyecto.

El CEO de la cervecería Otro Mundo, Pablo Fazio, sostuvo: “Acompañamos el objetivo del Gobierno de avanzar gradualmente hacia un escenario de equilibrio fiscal”, pero aclaró que “la carga tributaria del sector ya es altísima, por lo cual el Estado debería hacer esfuerzos en generar mayores recursos persiguiendo a quienes no pagan, y no perjudicando a quienes si lo hacen”.

El presidente de la Cámara Argentina de Productores de Cerveza Artesanal (Capca), Aníbal Logia evaluó: “El nuevo impuesto agrava el desarrollo y crecimiento del sector”.

En ese marco, la Unión Kiosqueros de la República Argentina (Ukra) advirtió que más de cien mil locales se encuentran en riesgo de cierre si se concreta la suba en las bebidas.

“Queremos manifestar nuestro total rechazo. El avance de esta iniciativa sería absolutamente discriminatorio para el sector, ya que la mayoría de nuestras ventas están representadas por gaseosas, aguas saborizadas y cervezas”, apuntaron.

Por su parte, la Unión de Cañeros Independientes de Tucumán (Ucit), aseguró que “hay mucha preocupación” por el proyecto.

“Creemos que son medidas inconsistentes, que poco tienen que ver con la decisión de promover las economías”, se quejó.

 

Impuesto interno al vino

El gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, consideró ayer que es “inadmisible” aplicar un impuesto interno al vino y argumentó que las bebidas alcohólicas con baja graduación “no son perjudiciales para la salud”.

El proyecto de reforma tributaria impulsado por el Gobierno propone subir las alícuotas del impuesto interno a las bebidas alcohólicas y gaseosas azucaradas.

La iniciativa pretende elevar las alícuotas de whisky y coñac, del 20% al 29%; mientras que en el caso de las cervezas será de 8% a 17%.

Si prospera la reforma, en las bebidas espumosas y champaña será gradual de 0% a 17%; mientras que en vinos y sidras aumentará de 0% a 10%.

“Desalentar el consumo de bebidas como el vino sería desalentar una actividad que tiene un gran eslabonamiento económico”, criticó el mandatario provincial.

Sostuvo que si se toman con moderación, “las bebidas alcohólicas con baja graduación no son perjudiciales para la salud”.

“Lo importante es revisar los conceptos que dieron origen a eso, la OMS está contradiciendo al mismo René Favaloro”, fustigó.

Según su consideración, “no es el impuesto al vino, sino el impuesto a la actividad porque está perjudicando al productor primario”. 

Además, cuestionó: “Desa-lentar el consumo de bebidas como el vino sería desalentar una actividad que tiene un gran eslabonamiento económico”.

“Va a contramano de todas las reformas que plantean”, subrayó en declaraciones radiales y recomendó “promover las cosas” en lo que la Argentina es competitiva.

Por su parte, el diputado y exgobernador sanjuanino José Luis Gioja advirtió que los funcionarios del Gobierno que plantearon el impuesto al vino “no conocen el país”.

“Quienes han pensado este impuesto al vino no conocen el interior del país, han salido poco de la General Paz”, evaluó Gioja, que se quejó de que ese impuesto “no corresponde de ninguna manera a una producción tan noble”.