Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Economía y Agro

Lluvias vitales en una semana clave para el maíz y la soja

A los maíces que están a punto de florecer las lluvias les llegaron a tiempo. Hay otros ya florecidos. (LA OPINION) A los maíces que están a punto de florecer las lluvias les llegaron a tiempo. Hay otros ya florecidos. (LA OPINION)

Modestas pero frecuentes, las precipitaciones llegaron a la región. El reciente frente de lluvias del jueves apaciguó la tremenda necesidad de los cultivos del este cordobés. Milímetros que valen oro cambian la historia de los maíces tempranos. Y con el agua se reanudaron las siembras. Fue una muy buena campaña de trigo.


Desde Idiazábal hasta Godeken, el corredor más privilegiado recibió más de 100 milímetros. Luego hay una gran franja central con 60 milímetros que abarcó a buena parte del este de Córdoba, sur de Santa Fe y un pequeño rincón del noreste bonaerense.

El informe de la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) señala que los registros no han pasado de los 5 o 7 milímetros en cada frente que le ha pasado por encima. La espera se tensa por lo que suceda en las próximas horas. Se necesitan lluvias de consideración. Los maíces están prontos a florecer y faltan aún muchas siembras: el 50% de las sojas de segunda, el 5% de las de primera y buena parte de los maíces tardíos. Pasados de este tiempo es crítico: hay un impacto directo sobre el rinde. Hay muchos lotes sembrados con sojas de primera y segunda que tienen severos problemas de emergencia. Los stand de plantas están lejos de ser los adecuados y podría ser necesaria su resiembra.

Maíz: milímetros de oro

Dejando por detrás necesidades hídricas que en el cultivo trepaban por encima de los 120 milímetros, vale ahora la pregunta. Sin duda que es un antes y después de estas lluvias, pero para la porción superior de la región núcleo (desde la autopista Rosario-Córdoba hacia el norte) la floración ya había comenzado. Estaban a plena flor, desde hacía más de una semana. En el oeste estaban algo más adelantados, incluso. En estas zonas se está alcanzando la etapa de llenado en el 10% de los lotes. Por ello se van a ver afectados los rindes potenciales. Hacia el sur de la autopista el agua les llegó justo. Están en buen estado, pero con poca altura. Muchos cuadros están largando la panoja y apenas pasan el alambrado.

Soja: cambió de aspecto

“Son otros, están mucho mejor que la semana pasada”, coinciden los ingenieros de la región. La lluvia sí ha sido oportuna para la oleaginosa, que ya reaccionó ante la mejor oferta hídrica. El cultivo de soja de primera se encontraba con menor crecimiento que lo esperado para la fecha. En Noetinger, Córdoba, esta semana ya notan pérdidas de plantas por el estrés termohídrico.

Un enemigo que no cede

Con sojas a dos meses de siembra, pocos tratamientos contra malezas, y en especial contra yuyo colorado, han funcionado como se esperaba. Todos, en general, han sido alcanzados por los escapes de yuyo colorado en mayor o menor medida. Sólo aquellos cuadros que sumaron gramíneas o cultivos de cobertura han podido lograr mantener a raya la maleza.

Pergamino y zona

A pocos pasos de entrar en una situación de estrés hídrico grave llegaron a tiempo las lluvias. El pasado sábado 16 en Pergamino se midieron entre 25 a 30 milímetros, hacia Junín y Arenales llovió poco, solo 5 milímetros, y en las cercanías de la ruta Nº 9 el milimetraje superó los 50 milímetros. Más allá, la localidad estuvo recibiendo algunos milímetros en este mes, por lo que había agua en profundidad. Por ello los cultivos lograban mantenerse con condiciones aceptables y se podía avanzar con algunas siembras de diciembre. Los ingenieros recuerdan cómo finalizaban el año pasado, “el desastre que ocasionaron las lluvias comenzó el 24 de diciembre, antes estábamos muy secos. Aun así, ver los caminos transitables, los bajos que se han sembrado casi todos y las cosas hechas a tiempo es un verdadero placer. Lo mejor que nos puede pasar en la zona es tener lluvias normales o ligeramente por debajo de lo normal; si esto sucede y con las reservas de agua en el suelo que tenemos, vamos a estar razonablemente bien”, comentan.

A los maíces, que están a punto de florecer, las lluvias les llegaron justo a tiempo. Los técnicos señalan que será muy bajo el porcentaje de maíces que verán resentida su producción. Sin embargo, en un 10% de los cuadros, los sembrados hasta el 15 septiembre, están desparejos, con baja altura y poca biomasa: “Lo atribuimos a la primavera fresca y seca”, analizan. Los de final de septiembre mejoran.

Hay mucho nacimiento reciente de yuyo colorado. También en los lotes de soja de primera se observa presencia de la maleza en donde no se aplicó herbicidas pre-emergentes. También hay gramíneas resistentes a glifosato. Queda menos de un 20% de la superficie por sembrar con la oleaginosa de segunda. Gracias a las lluvias se va a poder terminar de sembrar todo lo intencionado, señalan los técnicos.

Del cultivo de trigo los profesionales concluyen que ha sido una muy buena campaña. Los promedios alcanzados son de 45 qq/ha, con techos que han tocado hasta los 60 quintales.