Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Economía y Agro

Casi toda la provincia de Buenos Aires, en jaque por la sequía

El norte de Buenos Aires es la zona más castigada para la soja de primera. (LA OPINION) El norte de Buenos Aires es la zona más castigada para la soja de primera. (LA OPINION)

La condición de falta de agua domina en casi todo su territorio. Tras el brusco giro que dio el clima, noviembre y diciembre dejaron una deuda de 100 milímetros respecto de los valores medios históricos. Si bien Pergamino recibió algunos milímetros, no fueron suficientes para cubrir la alta demanda de los maíces.


“La Niña” está jugándole una mala pasada a Buenos Aires. “Hasta el momento, Buenos Aires es la más perjudicada por esta Niña de moderada intensidad”, explica el doctor José Luis Aiello, experto en climatología de la Bolsa de Comercio de Rosario.

Córdoba, a pesar de que suele verse comprometida en estas circunstancias, está recibiendo lluvias gracias a los mecanismos regionales que están activos. Pero en Buenos Aires, el comienzo de enero no ha alterado la grave situación bonaerense. El epicentro de la falta de agua se encuentra entre Saladillo, 9 de Julio y Alberti. Allí ha llovido sólo el 30% de lo que indican las medias, o sea unos 70 milímetros entre noviembre y diciembre. Y hay sectores donde la oferta ha sido muchísimo menor. En esta área, buena parte de los lotes de maíz temprano han perdido la espiga y los que las conservan notan pérdidas significativas en la cantidad de granos. Se empiezan a estimar pérdidas que superan el 50% en un área donde es común superar los 100 qq/ha.

Las sojas de primera podrían seguir también este derrotero de pérdidas si no hay una recomposición significativa del agua. Durante la semana que comienza habrá actividad moderada de lluvias. Sin embargo, “no esperamos un cambio importante en la distribución (hídrica) que se presenta hoy”, comenta Aiello.

Maíces regulares a malos

El informe GEA de la Bolsa de Comercio de Rosario señala que el área que sigue en gravedad al centro bonaerense es la parte norte de Buenos Aires. Las plantas no pasan del metro de altura, los lotes están desparejos y hay evidentes fallas en la polinización. En General Pinto se estiman maíces tempranos que quedarán por debajo de los 85 qq/ha. En Pergamino se comenta que habrá serias mermas. En el sur de Santa Fe las lluvias llegaron tarde y buena parte de la floración se transitó sin agua y también habrá consecuencias. En suma, el 30% de los maíces de la región núcleo están entre regulares y malas condiciones.

Soja de primera mala a regular

El norte de Buenos Aires es la zona más castigada para la soja de primera. Las altas temperaturas y la falta de agua están provocando el aborto masivo de flores en los cuadros de soja. También hay síntomas de hojas quemadas en los últimos foliolos desplegados.

Las reservas empiezan a ceder

Las napas han bajado considerablemente en la región y hacia el sur empiezan a notarse algunos sectores con los perfiles de los suelos secos. La situación es grave, o sea, el agua aprovechable por los cultivos está en el primer metro del suelo. A pesar de que se termina un año con 10 meses de lluvias excesivas, el viento y las condiciones de desecación han sido tan potentes que empiezan a comprometer las reservas de los estratos más profundos.

Pergamino y zona

“Ya estamos sintiendo las consecuencias de la falta de agua”, comentan los ingenieros agrónomos de Pergamino. Los maíces se notan muy atrasados en su crecimiento, desparejos y las fallas en la polinización son evidentes, por lo que habrá importantes mermas en los rindes de los maíces.

Si bien la localidad recibió algunos milímetros, no fueron suficientes para cubrir la alta demanda del cultivo. “Hacia el sur la situación es más complicada”, señalan los profesionales. Los perfiles están totalmente secos y unas cuantas hectáreas de soja de segunda y maíces tardíos quedarán fuera del ciclo esta campaña.

“Las sojas de primera resisten un poco más. Si bien se las ve pequeñas, alguna lluvia podría recuperarlas. Sin embargo, no hay pronósticos alentadores en los próximos días”, explican.

Con respecto a las plagas, todavía está todo muy tranquilo. Las malezas siguen siendo un dolor de cabeza. A pesar de las aplicaciones de herbicidas, el yuyo colorado crece por doquier.