Avances:
El Ministerio de Salud bonaerense enviará a Pergamino un helicóptero sanitario y dos vehículos todo terreno con médico y enfermero para atender emergencias en zonas anegadas. En la zona hay varias rutas cortadas, entre ellas la Nº 188, 9, 8 y 51, todas por agua en la calzada. Una buena parte de la ciudad está sin energía eléctrica por el ingreso de agua a los domicilios. Zonas no inundas también son alcanzadas por los cortes preventivos.

Balance de los daños y los efectos de la violenta vuelta del agua a la región

  • Publicado en Norpampa
La zona de Alfonzo sería una de las más castigadas y la de mayores pérdidas de hectáreas productivas.  (LA OPINION) La zona de Alfonzo sería una de las más castigadas y la de mayores pérdidas de hectáreas productivas. (LA OPINION)

 

Los maíces están bien y la soja de primera es capaz de resistir 3 a 4 días de encharcamiento. Lo más expuesto es la soja de segunda recién sembrada: “Todo dependerá de la evolución del tiempo en los próximos días”, señalan los técnicos. La lluvia dejó entre 247 y 300 milímetros.

DE LA REDACCION. Tras la tremenda potencia del mayor evento hídrico de la campaña en curso, se impone el balance en cada zona de los daños y los efectos de esta violenta vuelta del agua a la región.

Según datos de la Bolsa de Comercio de Rosario, las lluvias de una semana dejaron montos que duplicaron a las medias de diciembre, por ejemplo en María Teresa se midieron 262 milímetros, seguida por Pergamino con un total de 247 milímetros. La peor parte se la ha llevado el noroeste bonaerense, donde la zona de Alfonzo sería una de las más castigadas y la de mayores pérdidas de hectáreas productivas: allí se registraron 300 milímetros.

En el resto, el agua se despejó con bastante velocidad. Hubo rutas cortadas, caminos intransitables, lotes anegados, arrastre de cobertura, pero los suelos estaban secos y el agua bajó rápidamente. Los lotes más vulnerables son los sembrados antes de las lluvias con sojas de segundas. Es necesario que no vuelva a llover para que la situación se regularice y las pérdidas sean las menores posibles. De cualquier forma, todos los técnicos del área coinciden, esta tormenta provocó un cambio radical en la condición de los cultivos respecto a lo que se observaba hasta hace una semana.

Cuando se creía que la campaña maicera se encaminaba hacia una caída segura por la falta de agua en el momento más crítico del cultivo, las lluvias llegaron en forma masiva. La situación viró 180 grados, en tan sólo 48 horas pasó de perder potencial por falta de agua y estrés térmico, a la posibilidad de perder superficie productiva por los anegamientos. De todas manera el agua sirvió para revivir al cereal, que ya se encontraba perdiendo hojas del tercio inferior y con severos problemas de polinización. Las últimas precipitaciones fueron esenciales para transitar, de ahora en más, el llenado de los granos sin limitantes hídricas.

 

El agua retiene las siembras

Una semana atrás las 250 mil hectáreas que faltaban sembrar de soja de segunda y maíz tardío eran debido a la falta de humedad en superficie. Hoy las siembras están frenadas por los excesos hídricos, aunque en algunas zonas esperaban poder recomenzar las labores en este fin de semana, al igual que las pulverizaciones. Resta por sembrar un 40% de la superficie. Las áreas más atrasadas son el noroeste bonaerense y el sudeste de Córdoba.

“Después de algunas tormentas aisladas, las lluvias volverán a desplegarse sobre la región en forma más generalizada a partir de mañana domingo en adelante. Para ese momento se prevé la llegada de un sistema frontal frío a la región núcleo, lo que implicará el desarrollo de lluvias y tormentas. Por ahora los pronósticos indican que las precipitaciones estarían en el orden de los 20 a 30 milímetros”, señala la Bolsa de Comercio de Rosario.

 

Pergamino y zona

En Arroyo Dulce se registraron entre 85 y 90 milímetros: “Tenemos los caminos intransitables. Todos los lotes implantados sobre trigo antes de la lluvia que no llegaron a emerger, están en situación de riesgo por lo que podrían verse comprometidos”, comentan los ingenieros agrónomos. Los técnicos comentan que jugará, también, el grado de protección que en estas circunstancias muestren los terápicos aplicados a la semilla. Desde luego, los paisajes de todos los bajos y las cañadas están dominados por la presencia de los excesos. Los ingenieros temen que tras el daño que dejó el intenso viento que precedió a la tormenta pueda desarrollarse bacteriosis en las hojas.

“La situación en la región es complicada. Los días 25 y 26 de este mes, sobre la ruta Nº 8 entre Hughes y Urquiza (entre Pergamino y Arrecifes) llovieron más de 200 milímetros, con focos desde El Arbolito hasta Mariano Alfonzo de hasta 330 milímetros. Entre las rutas Nº 8 y 9 fue un desastre. Eso se suma a más de 100 milímetros de la semana anterior. Hay caminos anegados, rutas cortadas y las cañadas y arroyos están colapsados”, comentan los ingenieros de Pergamino. El perfil estaba seco y el agua está bajando rápidamente.

Respecto a los cultivos, los maíces están bien y la soja de primera es capaz de resistir 3 a 4 días de encharcamiento. Lo más expuesto es la soja de segunda recientemente sembrada: “Todo dependerá de la evolución del tiempo en los próximos días”, señalan los técnicos.

Las labores de pulverización se podrían retomar a fines de esta semana. Queda sin sembrar un bajo porcentaje de soja de segunda, aunque algunos sectores encharcados deberán resembrarse. Los ingenieros explican que recién en las próximas jornadas podrán movilizarse para evaluar el nivel de daño que ha dejado el temporal en la zona. Por ahora refieren que la zona de Alfonzo sería una de las más castigadas y que en el resto el agua se despejó con bastante velocidad. Al día de ayer gran parte de los campos habían drenado, por lo que los ingenieros son optimistas y piensan que los cultivos deberían haber “aguantado” el anegamiento que sufrieron en estos días.

 

Lluvias para inicio de año

 

La semana comprendida entre el jueves 29 de diciembre y el miércoles 04 de enero se caracterizará por presentar condiciones variables en toda su extensión, tanto por el comportamiento de las lluvias como de las temperaturas. En general se observarán condiciones calurosas y húmedas, por lo cual, no se puede descartar el desarrollo de algunas tormentas dispersas, de corta duración, pero que pueden ser de moderada a fuerte intensidad, típicas de verano. A nivel más generalizado y organizado, se podrán registrar tormentas a partir del domingo en adelante, ya que para ese momento se prevé la llegada de un sistema frontal frío a la región GEA, lo que implicará el desarrollo de lluvias y tormentas más generalizadas sobre toda la zona. Asimismo, se espera que este frente frío produzca la rotación del viento al sector sur, luego de varios días consecutivos de viento norte y aumento de la temperatura y de la humedad. La llegada del sistema frontal traerá un alivio en las marcas térmicas y una fuerte disminución de la humedad sobre toda la franja central del país. En cuanto a la nubosidad, en general el cielo se presentará despejado, pero durante las tardes las condiciones de tiempo inestable generarán un importante incremento de la nubosidad en distintos sectores de la zona GEA. Con respecto a las marcas térmicas, como se mencionó, habrá dos momentos bien diferenciados, ya que desde hoy hasta la llegada del frente frío, las temperaturas serán muy elevadas, con registros incluso superiores a los normales para la época del año. Luego, la llegada del frente frío provocará que las marcas térmicas presenten un descenso moderado, provocado fundamentalmente por la rotación del viento al sector sur. En cuanto a la humedad en las capas bajas, también se podrán diferenciar dos momentos bien marcados; la primera parte caracterizada por presentar abundante humedad y por lo tanto condiciones de inestabilidad, mientras que la llegada del frente frío provocará una significativa disminución de la humedad en las capas bajas de la atmósfera.